domingo, 31 de agosto de 2014

Nº 1-LA INCREÍBLE SERIE MENGUANTE

¡Hola de nuevo!
A propósito de las versiones que durante más de tres décadas corrieron sobre los avatares de Mazinger Z en su emisión de 1978 en TVE, expongo y detallo los datos que a día de hoy tengo...

Si algo tuvieron en común los estrenos de Mazinger Z en Japón y en España es el gran éxito cosechado por ambos. Pero...también puede decirse con toda propiedad que hay otra cosa que tuvieron en común: las visicitudes que tal emisión tuvo, precisamente por causa del enorme éxito conseguido...
Esas "vicisitudes","sucesos" o "avatares", como lo queramos decir, afectaron también, además, a lo mismo: la duración de la serie. En un primer momento, el éxito en su país de origen llevó a la decisión de aumentar la duración, el nº de episodios, proyectada en un principio en algo más de 50 (57). 
En una serie de episodios independientes -autoconclusivos- los episodios dobles -los que continuaban el uno en el otro- fueron escasos. Y siempre se usaban en ocasiones especiales, como el estreno del Jet Scrander que hizo volar a Mazinger (ep. 33-34). El 2º caso iba a ser el proyectado final (ep. 56-57), pero al cambiarse la decisión se cambió el argumento (robo de la súper aleación Z y victoria temporal del Dr. Infierno)...Para continuar con ¡otro episodio doble! , cosa que en una serie donde eran raros llama la atención... Y luego, la continuación de ... ¡35 episodios más!, hasta completar 92.
Sin embargo, ya nada fue como antes, porque, aparte del hecho del finiquitarse el contrato de buena parte de los animadores principales -al no estar prevista tal duración, muchos no continuaron, fuera por no renovarlo o porque tuvieran otros compromisos-  también se dio el de la falta de músculo de los esquemas argumentales, pese a todas las novedades que imaginaron los habituales guionistas de la serie.
Basta con observar lo apresurado en la animación del episodio 58 (en un descenso de calidad del equipo del maestro K. Nakamura) y la desastrosa del 59, para constatar que los dos, convertidos en bisagra con la nueva etapa de la serie, vaticinaban ya el cambio que sufriría la misma. Pero eso ya es cuestión aparte.
La producción permaneció en la historia de la animación televisiva en su pais de origen hasta que los directivos de TOEI DOGA se plantearon venderla fuera. Y hasta ese momento habían pasado unos cinco años, si contamos desde el estreno de diciembre de 1972. Hubo tiempo de sobra para revisarla y para considerar cómo iba a salir al mercado internacional. Y no se les debió pasar el hecho del descenso de calidad en el último tercio, puesto que decidieron editar una versión corta que lo excluyó por completo...además de los episodios que consideraron prescindibles.
Dejando aparte que en esa poda quedaron incomprensiblemente fuera algunos episodios notables (podría ser el tema para otro día), la situación llevó a una versión reducida de ¡¡¡13 episodios !!! (tan poco confiaban en su producto...). Esta versión súperreducida coincide con los 13 episodios del 1er album de cromos español de Fher. 
Resumiendo :  
Como no estábamos en la feliz ocasión de París, en la feria de 1977 en que TVE decidió apostar por la serie, impresionados por ella ( ya veréis la hemeroteca en esto y en más cosas), no sabemos si  acaso se les dio a escoger entre la nombrada versión súper-reducida o la serie al completo, aunque, en cualquier caso, y como veremos, la reducida iba a ser la elección más adecuada para los planes del ente público...
Una vez adquiridos los derechos de emisión de unos 34 episodios, (SÍ, 33/34, porque sumaron una tanda más a la versión súperreducida de TOEI) viene la justificación del título de esta entrada. Aunque había crecido en Japón, la serie había quedado seriamente mutilada en esa versión corta... pues con los planes de TVE,  iba a menguar aún más: esos 33/34 se iban a quedar en 26... :

Una vez entraron las latas de celuloide en los pasillos de RTVE, la ya acortada serie iba a acortarse aún más, ya que se proyectó desde el principio que no iba a durar más de medio año en antena. La causa viene del hecho de que se decidió no emitir series de tanta duración, porque aunque Heidi había sido un gran éxito, con Marco los picos de audiencia (buenos en términos generales) se habían resentido, y aún siendo una televisión sin competencia, se apresuraron a terminar la emisión, como lo demuestra que se programara la emisión de dos episodios seguidos cada sábado en su parte final, desde el 29 de Octubre de 1977 hasta la conclusión de la serie del niño que buscaba a su madre (4 semanas después), para no alargar su presencia.

Habían escarmentado y ninguna serie iba a durar más de 6 meses, 26 semanas, es decir, 26 episodios. Y además la serie era demasiado nueva, un experimento en cierto sentido: otra causa más para no arriesgarse.
Así se plasmó en los medios y la revista TP, Lecturas y los periódicos ABC y La Vanguardia, entre otros, ya dejaron claro este asunto de la duración de la serie. Lo que pasa es que los niños no solíamos leer la prensa, como lo demuestra que hubiera varios episodios de especulaciones sobre el temido final de nuestra serie, una vez fraguó el gran éxito que tuvo.

Por su inicio el 4 de marzo de 1978, estaba calculado que finalizaría el 26 de agosto (26:26---> 26 ep./26 Agosto) sino fuera porque el destino de Mazinger Z en los receptores españoles iba a sufrir aún más vicisitudes y sucesos...que afectaron no solo a la duración definitiva, sino también al doblaje, a la programación y al maltrato final en su despedida de la tele... Detallaré los datos, los conocidos y los menos conocidos, en la próxima entrada.

 

PRÓXIMAMENTE:
LA INCREÍBLE SERIE MENGUANTE (II)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿pero entonces no fue cancelada por presiones?

Jesús Romero Recio dijo...

Pues ya has visto que la respuesta es sí, en la 2ª parte de esta entrada. A pesar de lo que pueda parecer por lo apresurado de la segunda tanda de episodios en doblaje o porque ya estaba decidido que acabase en el episodio 26, la simple aparición del 27 y la nota del artículo que aporto muestran a las claras que se dio un acto súbito que cortó la serie, y eso sin nombrar que ni los medios estaban advertidos...Las presiones fueron, al menos, una gran parte del motivo de la suspensión. Yo creo que la fundamental y la que decantó la balanza.

rubioserrano dijo...

Enhorabuena por los artículos, así como por tu libro.Pero lo de dejar de emitir T.V.E. series de larga duración- un año en emisión- es algo que ya lo sabía yo, ¿Verdad? Te felicito, tiene muy buena pinta el blog. Espero más entradas.

Jesús Romero Recio dijo...

Gracias, Javier. Pues sí, la pista -que después pude comprobar- me la diste tú. Un abrazo.