lunes, 24 de septiembre de 2018

Nº 27- MAZINGER'78 - 40 AÑOS

Tiempo sin publicar...de nuevo. ¡Y en pleno año Mazinger! , cuando se cumplen 40 añazos de aquella emisión mítica en la Televisión Española de 1978...

Las razones tienen que ver con el tiempo, precisamente.
Y en varios sentidos de este concepto tan fundamental para el universo, y para los humanos. En mi libro, y a lo largo de la vida de este blog, se ha ido construyendo piedra a piedra, un pequeño y sentidísimo homenaje al robot que marcó mi infancia y la de mi generación. En unas cuántas publicaciones, el ánimo nostálgico fue liberado y se cargó de añoranza en todos y cada uno de los datos que he ido desgranando sobre Mazinger Z en la televisión española de 1978 y las demás series de la programación infantil que fueron contemporáneas, en los medios de producción de la emisión de entonces, en los productos que se vendían sobre el robot de la tele, en personajes televisivos de entonces o en el contexto general de la España de esos últimos años 70...del siglo pasado.
Pasado...precisamente. Y es que ha pasado demasiado tiempo ya. Cuarenta años.  Es por eso que no podría escribir una entrada dedicada a aquellos días sin repetirme. Sin repetir lo que los artículos anteriores de este blog, aún de manera dispersa, mantienen la mirada al pasado en buena parte. Y creo que, si no todo, está casi todo dicho. Hoy he de rendirme a la tesis de los trolls que, en los foros sobre Mazinger no hace tanto extinguidos, decían e insistían en que ya no había nada nuevo que decir... Cual Mazinger caído bajo Gratonios y Bilanias, hoy asumo esa idea, y entono un réquiem final por toda una época, tan remota a nuestro tiempo individual que ya apenas se ve...

La vivencia de la magia de aquellos días ha quedado demasiado atrás y, aunque nunca la olvidaremos (guiño aquí a los niños del 78), declaro aquí que ya está completándose el mandala del homenaje a la serie de Toei. No obstante, y como asumo que en este asunto de la nostalgia no puedo más que repetirme en mayor o menor grado, lo voy a hacer literalmente, reproduciendo aquí fragmentos de aquí y allá de este blog, en una selección alusiva a la experiencia de aquellos días. Perdonadme los que aún me leáis por la petulancia de auto-citarme y/o por la aparente pereza que pueda parecer que tengo... El homenaje personal es este blog en sí y el libro que lo precedió.

Un brillante final de década

Si Mazinger Z, la Enciclopedia es una descripción muy detallada de la serie como producto, la tesis que subyace en ¡Mazinger! ¡planeador abajo! es la de que la época de la serie, los años 70 del siglo XX, y, más especifico aún, el momento histórico concreto de nuestra televisión nacional y nuestra infancia colectiva en 1978 forman un marco ideal para el realce de la misma, para dar lugar a la vivencia intensa que fue. Muchos de los que la vivieron más tarde algo recibieron de la propuesta novedosa que Mazinger Z representaba, pero, salvo casos muy concretos, no de la misma manera en la que la vivimos aquellos que ya no éramos ni muy pequeños ni muy mayores.
 
"Si no estabas allí... (no puede explicarse)...

Los que tienen treinta , aunque sean treinta y muchos o cuarenta y demasiado pocos, y , en general, los que vivieron su infancia más bien en los ochenta, que hoy día son lo más antiguo, lo más "vintage" que se le ocurre a la gente como idea de la infancia remota ( los setenta ya son de "abuelos"), no pueden entender lo vivido por sus hermanos mayores, simplemente porque no guardan recuerdos de esa concreta época y sus condicionantes , pero Mazinger Z en su versión de TVE, fue el momento final de una época muy intensa, como tantas otras veces ha pasado en la historia de la gente, sobretodo de aquellos que crecieron con el cine y la tele."

Aquellos momentos de nuestra historia, de nuestra biografía común, fueron la atmósfera para que la experiencia brotase con la fuerza que lo hizo, dejando la estela que deja algo grande, en forma de brillantes recuerdos...

"Había nacido algo nuevo, con magia y tirón, de esas cosas que tienen un no-sé-qué que conecta, de nuevo con los niños, y pasa a la historia de las vivencias en forma de impresiones que dejan huella y se recuerdan, esta vez no desde una oscura sala de cine, sino desde la pequeña pantalla...
Tenemos afición a la serie por todo lo que es, aunque no hay ser sin condiciones externas o contexto y es cierto que el momento de la España del 78 la realzó, como a otras producciones míticas, porque llegó cuando algo así caía como agua de mayo. Los niños de entonces ya no se conformaban con la ciencia-ficción de cartón y papel de cómic que había habido hasta entonces y disfrutaban las pocas series del espacio o fantásticas que habían aparecido en la pequeña pantalla. Pero las series e incluso las películas de cine que se habían realizado sabían a poco ya, y seguía creciendo un impulso que había estallado poco antes, para dar a luz la nueva ciencia ficción de la que Star Wars es paradigma. A finales de los setenta se inició lo que se desarrolló plenamente en los ochenta y más allá..."

Sobre el contexto televisivo sabatino que precedía a la aparición estelar de la serie comentaba yo que... : 

" (...) Y así, a las 12 de la mañana, ya desayunados, hechos algunos deberes (o dejados para más tarde) y ociosos y juguetones, empezábamos la jornada con Paula Gardoqui. Ella, en su papel de presentadora, personaje de alguna trama inventada para la ocasión o caracterizada como Pauloca, con estética de madrastra de Blancanieves y unos textos (improvisados o no) que mezclaban el humor y la ironía (no se trataba a los niños como tontos), y en riguroso blanco y negro, era lo primero que veíamos en aquellos sábados en que encendíamos la tele ansiosos por lo que vendría a las tres de la tarde...

El Recreo sería un programa imposible hoy día, y no solo porque ya no hay programación infantil ( no cuentan los canales de dibujos animados non-stop) sino porque es hijo de otra época, más pausada y naif. Además, estaba hecho de representaciones teatrales hechas con los mínimos recursos de escenografía, de canciones enteras ( de Torrebruno, la Gardoqui y alguno más), de guiñoles y dibujos animados con la animación justa, con corros o graderío de niños de la época...-niños del 78- y de oportunidades de salir en la tele a grupos infantiles o juveniles y mostrar sus números de teatro, imitaciones, canciones o baile, aunque fueran largos... y fueran buenos...o no.

Y cuando acababa, a las dos de la tarde, y solo después del programa Brújula y las noticias (de una media hora ambos) llegaba la piscina y todo lo que venía detrás. Era mucha espera para 22 minutos, pero la intensidad que tenían lo compensaba. 
El viaje de los sábados desde el blanco y negro de El Recreo al color de Mazinger Z (aunque algunos viéramos la serie en blanco y negro en su mayoría, (no me refiero al color de las imágenes en sí) ilustra muy bien el contraste de ambos mundos, contenidos en el mismo sábado. Heidi y Marco nos contaban un cuento, un largo cuento que superaba a cualquier guiñol de El Recreo, pero aquello todos teníamos la temprana sensación de que era algo diferente.



Eran muy otros tiempos: aparte de El recreo y Mazinger Z no había nada más en el fin de semana, si exceptuamos El circo de TVE, cerca de las siete de la tarde, y que el domingo pasadas las cinco, llegaba La abeja Maya. Fue una época de transición ( en más de un sentido) donde el blanco y negro convivía con el color. El Recreo era grabado en blanco y negro, no es que algunos lo viéramos así- y los niños vestidos de cuello alto, jerseys de pico y grandes cuellos de camisa (cuando hacía algo de frío) y vistosos polos de rayas ribeteados en cintura y mangas en colores vivos (en verano), convivían con los vaqueros casi pitillo y camisetas tipo chándal de los adolescentes que ya prefiguraban los ochenta, a la vuelta de la esquina. Los críos éramos aún de "estética" setentera porque nos vestían las madres, a la moda y modo de la década en la que aún estábamos.

Y esa convivencia de colores tiene además un protagonista más: el color rojizo desvaído que compartían las fotos de Polaroid y las grabaciones de súper8 mm. No sé si ese tono particular dependía de las emulsiones que se usaban entonces en fotografía, porque no era solo que se quedaran así con el tiempo, es que eran así. El caso ese color ha devenido un icono de los días que trato de fotografiar ahora con palabras. También lo eran las fotos de grupo del colegio, que cuando ves una, por un segundo piensas que es la tuya, así de parecidas eran..."

 
El primer -y emocionante- segundo de Mazinger Z

Recuerdos de aquellos sábados a las tres o tres y pico presiden la sensación de los que hoy sienten un determinado impulso ante cualquier estímulo sobre la serie del robot y su colorido universo.
El momento inicial, aquella "piscina" que se abría,  resume un abanico de sensaciones que no acaban de morir, aún aplastadas por el tiempo, aunque se vayan perdiendo los detalles... Tuve la osadía de compartir recuerdos personales en este blog, con la única excusa de ayudar a que cada cual reviva después los suyos propios...
"Una viva afición no tardó en dar sus primeros pasos y en muy poco tiempo ese instante, apenas un segundo, que era el primer fotograma de la cabecera acompañado de un chasquido como de cilindro hidraúlico, hacía temblar de genuina emoción infantil a cuantos acudían a la cita semanal...

Una vez, en uno de aquellos sábados, me pasó eso que nos ha pasado a todos alguna vez -o más de una- que al despertar medio aturdido por el sueño, no sabía qué día de la semana era. Al caer en la cuenta, unos segundos más tarde, de que era sábado, mi reacción fue destaparme y ponerme a saltar en la cama. Y esa eufórica reacción no fue debida a que no hubiera que ir al cole...era porque el sábado era el día de Mazinger... Otro día, en aquella luminosa primavera, me tiré al suelo jugando a ser aquel Glossam X2 que, como tantos otros "brutos mecánicos" tanto me había impresionado...El resultado fue un golpe en la rodilla que me tuvo retorciéndome dolorido sobre las baldosas de la terraza de mi vecina. En cuanto Debira X1 apareció, se dió en mi caso y en mi casa la primera reunión de niños para ver juntos Mazinger en la tele...El sábado siguiente se repetiría y...allí estábamos, mi amigo del barrio y nuestros hermanos pequeños, embobados ante las eléctricas bolas erizadas de pinchos llamadas Balanger...A la semana siguiente la reunión se repetiría, esta vez en su casa.
Ese fenómeno de las reuniones infantiles para ver Mazinger, es un hecho especial ligado a la expectación que producía en los niños y a esa serie en concreto, aunque la costumbre sobreviviera para ver las que siguieron. Como cualquier cosa que produce disfrute general -tipo las reuniones de amigos para una final de fútbol- era suscepcible de querer disfrutarse en grupo, vaciando las calles, como las citadas finales deportivas. Todos en el cole, en la calle, dónde fuera, entendían que todo se paraba cuando ponían Mazinger.


El robot era ya tan popular que los más adultos, como mi tía-abuela, preguntaba intrigada quién era ese "Masinger" que todos nombraban, durante el episodio de Baras K9, y yo se lo señalaba en la pantalla en el segundo en que aparecía, y ella lo confundía con el bruto mecánico, y cuando le decía que ese no era, la cosa volvía a empezar...Otro motivo para las excursiones a casas ajenas eran las provocadas por aquello de que no todos teníamos tele en color y Mazinger a colores era ya genial...Tanto que se acostumbraba uno a ser visita a la hora de comer...aunque una vez mis vecinos tenían la tele en color estropeada y ¿cómo iba a decirles que en tal caso me iba? El educado niño que fuí no supo por verguenza admitirlo y , además de verlo en la tele en blanco y negro que habían puesto en otra sala, me tragué una sobremesa ruidosa en esa família, cuyo padre se empeñaba en explicarme lo que le pasaba a su tele en color...¡yo solo quería ver Mazinger contra el bruto invisible! . Por no molestar, había subido a la hora justa, y para no perdérmelo saltaba las escaleras de dos en dos hasta el cuarto piso, para encontrarme con la insospechada avería...Ya habría sábados mejores. Y así fue: ya estábamos dos semanas después siete u ocho críos apelotonados en el sofá o inestables sobre sus brazos y en aquel piso, para ver el primer ataque del Conde Brocken a bordo de su fortaleza volante, en aquel vivo color.



Y allí volvimos la semana siguiente...a esperar horas a que se acabara el tenis...para nada. No importaba que fueras un niño tranquilito y educado o el gamberro del barrio, Mazinger era como la final de la Champions o del mundial... cada semana. Mi clase entera de 3º de EGB se lo perdió por una excursión...que dio la fatalidad de que se organizó en sábado. Como aquellos que se pierden una final de liga por estar fuera, cruzábamos los dedos para intentar verlo en la tele del bar donde comimos aquel día, en el momento previo a la visita a aquel parque natural...pero enseguida nos llamaron los profes y se acabó la esperanza...es que hacer escoger a un niño de entonces entre Mazinger y una excursión era todo un dilema, un amargo dilema. Cuando regresé a casa, mi amigo del barrio solo acertó a decir que el nuevo bruto mecánico era "como una ballena" ...¿una ballena? ...hasta que no salió el 2º álbum de cromos no me hice a la idea de cómo era... El caso es que llegaba el vacacional Agosto y la familia se trasladaba semanas fuera de casa. No importaba. Los grupos de niños se reunían en casas de amigos de los padres o de los primos que veíamos tan poco, para ver como Boss corría que se las pelaba para avisar a Koji de que habían puesto una bomba en nuestra querida, y ya casi simbólica, piscina de Mazinger Z. Extrañados ante el nuevo personaje -el gordo robot de Boss- a quién conocimos tan poco, ya creíamos que aquello iba a durar siempre...pero nada es eterno, claro.




La voz especial de Koji, reverberando en el eco desde su robot; la más chillona de Sayaka o la estridente de Shiro; el Barón Ashler hablando con dos voces a la vez; la majestuosidad del Dr. Infierno con su ceño siempre fruncido; la rivalidad con el Conde Brocken; la inacabable variedad de brutos mecánicos en formas y colores ¡y en nombres!...terrestres, submarinos, volantes...; la voluntad de realismo en la animación; los colores , las explosiones, la acción, la intriga...el logrado entretenimiento y muchas vivencias y sensaciones que se vivian alrededor de la pantalla de la tele y que no es fácil , o yo no logro expresar, consiguieron conquistar el corazón de los que eran niños en España en 1978...




Para cuando llegó el final, ya estábamos tan acostumbrados a esas tardes de aventuras, que ni nos lo creíamos. Ni siquiera apareció en los periódicos y revistas, esas que no leíamos los de nuestra edad. En este hilo de confesiones de mis vivencias personales de Mazinger en 1978, se inscribe como un trágico punto de inflexión la fatídica tarde del 16 de septiembre, que tras la ansiosa espera mientras Amunai encontraba a Orzowei y lo colaba en su choza entregándoselo a la reticente Amebais, e incluso hasta unos minutos de la película de Primera Sesión, me rendía ante la verdad y me pasaba la tarde tumbado en la cama mirando al techo hasta que oscureció. La piscina -en realidad un colector o planta de aguas- ya no precedía la tarde del sábado y una época con un "microclima" especial por la manera especial en que la vivimos, se había acabado. Y todo lo apreciado se aprecia más cuando se pierde...




El pequeño universo que creó Mazinger Z, atrapó como pocos universos ficticios a los niños del 78, de modo que se sintieron parte de la pandilla de Koji y Boss, Sayaka o Shiro corriendo aventuras emocionantes en las montañas Fuji. Y si bien nos dimos cuenta de ello mientras lo vivíamos, sobretodo tomamos conciencia cuando se acabó...Porque aunque la vuelta de Mazinger en la primera semana de 1979 fue disfrutada y apurada al máximo, y aunque tuvo también una vivencia intensa, ya no era exactamente como la primera vez, ya que el interés por lo perdido nos había hecho leer revistas de programación, llegando a saber de antemano que esa semana era -esta vez sí- la última. Y sobre las 16,37 h. del cinco de enero de 1979, vimos los créditos finales sin perder detalle, y con cierto pellizco en el ombligo. Como si supiéramos que se había acabado algo grande, y no solo la serie del robot..."

Hechos y fechas 

"1977. TVE, después de emitir Marco, de los Apeninos a los Andes, busca otra serie de dibujos animados japoneses para cubrir la franja estrella de la sobremesa de los sábados. Después de emitir el cuento del Principe Valiente, comienza la serie Miguel el travieso. Mientras tanto, se hacen gestiones en París, donde en la Avda. Jorge V tiene despacho la delegación de Toei, que traerán a España una serie que se espera que por su innovación y calidad sea del agrado de los pequeños españolitos.
La entonces Toei Doga ofrece 13 episodios, pero, preguntada, TVE quiere más...Va a emitir 26, medio año durará la nueva apuesta, no sea que se haga larga, ya que a los españoles se les atragantó algo la travesía de Marco en busca de su mamá.... Aunque saben que tiene 92."

Si de algo ha servido, o debería haber servido, este blog -aparte de para derribar mitos como lo de "pechos fuera"- es para dejar sentados los datos de la emisión concreta de Mazinger Z en la TVE de 1978: 
Que se programaron 26 episodios, doblando el número de los de la versión internacional que Toei tenia preparada, (una selección de 13 de entre los 34 primeros de la serie completa). La prensa de la época nos brinda que emitiría 26, pero no el hecho de que la primera mitad de esos 26 eran una selección de episodios, que se debió a Toei Doga, y no a que TVE los comprase salteados (otro bulo que circuló y circula): esa selección puede observarse doblada y rotulada en inglés en Hawai en M&M Studios en VHS extranjeros editados años después, cosa que un fan analizó detenidamente. La continuación solo excluye de esas emisiones de los sábados dos episodios más (frente a la poda de 21 que supuso esa primera versión reducida).


"Ajenos a eso, los niños conocían a Koji Kabuto y su hermano Shiro, a Sayaka Yumi y a su padre, al Barón Ashler y al Dr. Infierno... pero sobretodo al imponente Mazinger-Z...y el entusiasmo no tardó en llegar.

Garada K7, DoublasM2, Demos F3, Gloxam X2... "



Que la serie se emitió los sábados desde el 4 de marzo hasta el 9 de septiembre con solo una interrupción por causas de programación es algo ya sabido, pero quizá algo menos el hecho de que, ante el éxito, se programaran concretamente siete episodios más, de los que solo se emitió uno por la supresión súbita de la serie. Haber reseñado aquí con fecha concreta cierta entrevista con apariencia de trivial en la revista Pronto, aclaró suficientemente este último hecho y tramo de la emisión española de 1978. 
Al final, fueron 32 episodios emitidos, los 27 primeros en sábado...

" (...) Mazinger Z se presentó a los niños españoles el primer sábado de Marzo. A partir de esa emisión, poco tardarían ellos en aficionarse al evento de los sábados frente a la tele. Cada nueva cita generó auténtica emoción y un verdadero disfrute. Tanto, que la fama de la serie se convirtió en un fenómeno mediático, a pesar de que los adultos no conectaron mucho con ella."

"(...) de haber comprado TVE solo la versión superreducida ahí se hubiera quedado la emisión de la serie...suerte que les supo a poco y doblaron el nº de episodios...Pero los niños no sabíamos nada de esas cosas."

"Mientras, los sábados fueron el día más esperado de la semana...
Debira X1, Balanger M2, Jinray S1, Belgas V5...

Los cromos se cambian en los colegios, se comen más pastelitos y los tebeos cuelgan de los quioscos, atrayentes.

Grengus C3, Brutus M3, Jelbros J3...

La primavera fue epoca de comuniones y no fue raro ver corros de niños ensimismados ante los tebeos de Grijalbo o jugando con los naipes de Mazinger, antes de ir a corretear por ahí con los primos y vecinos en las reuniones posteriores al acto religioso...

Baras K9, Genocider F9... ¡Mazinger vuela!

 Y hablando de colegios, en verano los de sexto curso de uno mandan una carta-respuesta a otra de una adulta, que se quejaba del insustancial Mazinger de la sobremesa. Solicitan que pregunten a los niños. En el mes anterior, junio, otros niños solicitaban que Mazinger Z durara más o que se hablara más de él en la tele... La admiración de los niños cuelga en las paredes de sus habitaciones los pósters de PRONTO o LECTURAS, acribillados por las chinchetas...

El mismo junio de Desma A1, Glanada E3...y uno de multiples cabezas (¡5!)...

Durante el verano, las aventuras de su héroe mejoran y mejoran. El Conde Brocken vuela a bordo de su fortaleza volante Guru...


Zarengan G8,  Grader F3, Kirma K5...

(...)

Jairon J1, Rood R2, Bazil F7...

¿Les iba a dar tiempo de completar todos los dibujos del 2º álbum?...

Hermanos Blazas, Mandora y Bazra, Kajimofu y Gumbina...

Se acabó agosto y Mazinger parecía no tener fin, de manera que, entretenidos, los niños bajaban la guardia. Mientras tanto, se había decidido nada menos que ¡¡¡que Mazinger continuaba!!!... (pocos meses atrás, TVE había pedido a Joan Daura, director de los estudios Sonygraf, el doblaje de los 7 episodios que quedan de su opción de compra inicial). Aunque no muchos niños llegaron a saber por la prensa la gran notícia...
Y menos mal que no fueron muy conscientes, porque la continuación iba a durar ¡un solo episodio!


Briver A3..."




El caso es que el calibre del éxito conseguido llevó a TVE a tomar una decisión de parecido tipo que la que tomara TOEI en 1973: alargar la emisión de la serie, emitiendo los episodios, menos de una decena, que restaban de la versión reducida de TVE (26 ep.). Sabemos que ya se había superado la barrera de esos 26 proyectados, pues se había emitido uno más, concretamente el 9 de Septiembre. Ya era un hecho conocido, pues algun medio que otro publicó que Mazinger continuaba.

Pero la publicación de un reportaje realizado a finales de Junio sobre el doblaje de los episodios en los estudios Sonygraf de Barcelona en la revista Pronto (nº 322, 10/7/78) aclaró la cadencia y orden de los acontecimientos. Eso sí, por pura casualidad, porque la cuestión no se aclaraba en el cuerpo del reportaje, sino en una nota al pie. Como digo, una verdadera casualidad porque el director de Sonygraf , Joan Daura (con quién se realizó el reportaje) llamó a la revista antes de que se publicara, para informar de que había novedades y es algo muy casual que tuviera la cortesía de informar, y también lo fue que Pronto decidiera publicar la nota, aunque esto último es más normal.


En cualquier caso, fueran 7 u 8 episodios más a doblar, superaron los 26 de la primera previsión, que iban a terminar con el mes de agosto (cosa que no se cumplió): ABC ya anunciaba el final de las serie en Agosto.
Pero... el segundo sábado de septiembre (día 9) se emitió el primero de los más recientemente doblados, el 27, Abajo, Jet Scrander y... FIN.





¿Fin? la supresión de la serie el 16 de septiembre fue una gran sorpresa general. Tanto que pilló desprevenidos a los medios, que para ese día anunciaron el episodio 28 "La máscara de la calavera". Y la cosa llegó a más: en las publicaciones Pronto, Semana y Diez Minutos incluso se llegó a anunciar el siguiente, el 29, "Koji en apuros" para el 23 de septiembre... Hasta ese punto había llegado la sorpresa. Además, si tenían los títulos de los nuevos episodios, es porque estaban doblados y preparados.



De modo que la serie sustituta, Orzowei, llegó finalmente a la pantalla en septiembre, aunque algo más tarde de lo inicialmente previsto. Si la extensión decidida de Mazinger Z se hubiese mantenido, si no hubiese habido arrepentimiento, la nueva serie no hubiera llegado hasta mediados o finales de octubre...

El asunto de la supresión de la serie por las presiones críticas llegadas a TVE era ya un hecho. ¿Un hecho?...volviendo a ser suspicaz y escéptico, alguien podría pensar que más que una supresión por presiones podría haber sido que esa era la previsión de TVE desde el principio...si no fuese por la emisión del episodio 27. Y si no fue por eso, que podría haber sido una suspensión de tipo logístico, al no tener quizá listo el doblaje... pero es poco pensable con más de dos meses para pocos episodios, aunque fuera en verano. Además, la nota del reportaje no tendría de ese modo su sentido ( a finales de Junio ya estaba decidido continuar emisiones) ni el mismo hecho de doblar más episodios. La forma de sorpresa que se tradujo en los medios (solo la guía de programación de la revista Lecturas, tiene correcta la información sobre la emisión de Orzowei, para el 16/9/78) refuerza que la decisión de alargar y emitir todo lo comprado fue contradicha por una súbita decisión en contrario, que, al menos en buena parte, tuvo que ver con las presiones y el disgusto adulto hacia Mazinger Z.



El impacto televisivo que supuso Mazinger Z en la televisión de 1978 tuvo un reflejo notable en las revistas de más tirada nacional: las llamadas "del corazón". Siendo así, encontramos numerosos documentos impresos en "papel couché" en forma de reseñas, artículos, cartas de los lectores, sinopsis de programación, reportajes, pósters, fichas, recortables y hasta análisis de las secciones de Cultura...

Si a muchos nos hubiera gustado espiar desde atrás, o colarnos de rondón en la reunión con los ejecutivos comerciales de TOEI DOGA en el nº 30 de la avda. George V de París en 1977 (cuando se decidió comprar los derechos para su emisión), este documento gráfico saciará al menos en parte esa curiosidad sobre muchos aspectos poco conocidos entonces, como que la serie completa contaba con 92 episodios. Es el reportaje de dos páginas: "Sus personajes ya son populares "MAZINGER- Z" OTRA SERIE JAPONESA DE DIBUJOS" , publicado el 29 de abril de 1978 (dos meses después del estreno) en la revista DIEZ MINUTOS

En él se destaca que TVE "prueba suerte" con la nueva serie con un planteamiento totalmente innovador con respecto a las producciones japonesas emitidas hasta entonces. Destaca la belleza y calidad del dibujo en una serie fantástica de ciencia-ficción. Se nota que este breve escrito fue extraído o se inspiró también en las notas de promoción japonesas, pues llama Kabuto Koji ( y no Koji Kabuto) al joven piloto de Mazinger.



"...Tremendamente ambiciosa, es un auténtico alarde de medios técnicos y un derroche de ingenio y maestría por parte de los directores y guionistas de la misma" son algunas de las frases que presentan la serie como ningún otro medio lo hizo. Se aprecia que son las notas de presentación que los responsables de TVE habían facilitado a DIEZ MINUTOS para su publicación, sacadas de sus impresiones al tomar la decisión de comprarla y de, como decimos, el folleto promocional de TOEI. Gracias a esta publicación, sabemos los motivos de la adquisión y la visión que tuvieron de la serie aquellos que la trajeron. Lo más cerca que podemos estar de aquel momento.



En la misma tónica de presentación de la serie, se podía encontrar una reseña en la sección TELENOVEDADES de la revista SEMANA, "MAZINGUER-Z" ¡El doctor Infierno contra la humanidad!", publicada el 2º sábado de emisión de la serie, el sábado 11 de marzo:

Sí, "Mazinguer", escrito correctamente en castellano, aunque se cayera después esa "u". Ya aquí se cita la duración proyectada de la serie, 26 episodios, de la que hablaba en las publicaciones anteriores de este blog. Cuenta el argumento del recién emitido primer episodio, pero lo que es más destacable es que considera a la serie pariente en género a la película del año anterior "La guerra de las galaxias", idea que resalto en ¡Mazinger! ¡planeador abajo! .



Y no había leido esa reseña. Lo juro.

La tormenta que derrotó a Mazinger


"Cartas de queja, artículos críticos, análisis de los comentaristas de la programación, que intentan seguir la serie buscando más allá, con visión de adultos... Reportajes especiales, hasta portadas y concienzudos análisis, osados e incisivos... se suceden durante los meses de emisión."

"Pronto, la prensa se hace eco de la nueva apuesta, que no resulta indiferente a los adultos, que manifiestan desde bien pronto su opinión. Las críticas van desde el hecho de mostrar disgusto porque vuelvan las series japonesas hasta la oposición directa a la nueva serie: bien temprano, en el primer mes de emisión, en la revista LECTURAS del 31 de marzo de 1978, un No a Mazinger Z es el preludio de la oposición o indiferencia desdeñosa de los adultos a la serie del robot, laméntandose de las 26 semanas que se anuncia que estará en antena... Pero esa oposición no había hecho más que empezar."



"En esos días, cada semana que pasaba se acercaba más la tormenta de descontento adulto, como veremos. Los niños, entusiasmados con Mazinger Z, renegaban de los programas para adultos y del horario de las series que contenían la "acción" que buscaban . En esta carta de la sección "Cartas al director" de TELERADIO , el crío pedía que Mazinger Z durara más, además. Ahí es nada.
Julio del 78: el día 3 se públicó una carta de unos niños de 6º de EGB que, replicando a una lectora que se había quejado de la serie el mes anterior (...), se quejan de la escasa programación infantil y del adjetivo que la señora le había dedicado a su serie, la única que lograba cubrir sus expectativas de entretenimiento.



(...) El día 17 llegó una carta especialmente graciosa, que decía no comprender porqué en el conocido programa 625 líneas, que copresentaba Mayra Gómez Kemp, no salían imágenes de lo que más gustaba a los chicos en la tele: Mazinger Z..

Al día siguiente, 2 de Septiembre, se publicaba una carta en la sección "Los lectores tienen la última palabra" de la revista DIEZ MINUTOS, titulada "Sobre Mazinger- Z". En ella, el niño que escribe (nada mal, por cierto) desarrolla una encendida y serena defensa de la serie de los niños, haciéndose eco de los ataques que se habían hecho a la serie por parte de los adultos (además, leía).



Lo que quiere expresar es que, ante el temor de que quitaran la serie (totalmente fundado, como sabemos), se pregunte antes a los niños mediante una modesta encuesta, no aspira a un referéndum ( este tampoco se hubiera hecho, y no porque lo prohibiera la Constitución, que aún no estaba aprobada) su opinión sobre el asunto, ya que los mayores "no pintan nada".



Enternecedor alegato de la joven generación que protestaba ante lo que se temía. Y vaya si tenía razones para temerlo, lo peor llegó en unos pocos días en forma de la machacona melodía de los Oliver Onions, vaya, de la musiquilla de "Orzowei". 
Ay, si se hubiera escuchado a los niños...
(...) una vez consumado el corte brusco de la aparición del coloso en la tele de millones de hogares, otro niño, esta vez el desesperado hijo del conocido Eduardo Sotillos ( a la sazón, uno de los directores de los informativos de TVE) le pide que interceda para que vuelva Mazinger. Su hijo y amigos le piden que use de sus influencias para conseguirlo. En la sección de Sotillos "Sí, pero..." dentro de la revista DIEZ MINUTOS, se publica el 30 de ese mismo septiembre "¡Puños Fuera!" (como este blog).



Los niños, muy serios, pues el asunto es de la máxima seriedad para ellos ( y no estoy siendo irónico ni gracioso, sino también serio, los entiendo como nadie) imploran al director de informativos que quieren ver el final de su serie...

(...)Pero el padre y presentador estaba de acuerdo con los criterios de TVE , con los criterios de los adultos, a cuyo mundo pertenecía.


De nuevo...¡ay si se hubiera escuchado a los niños!...



"El disgusto por la serie empezó ya desde sus primeras emisiones, casi desde el inicio, al mismo tiempo que en los hogares se fruncía el ceño de mamás y abuelas por desdén o indiferencia.



En el caso de las críticas publicadas, había en el fondo un disgusto por la animación japonesa en general, considerándola un subproducto de baja calidad, hecho por "computador" y sin alma ni clase. A pesar del atronador éxito de Heidi, subsistía esa visión despreciativa de la producción nipona de dibujos animados, considerada una moda perniciosa y una mala elección de los programadores. En una carta publicada en la revista LECTURAS el 12 de mayo, una lectora protestaba, con la aquiescencia y coincidencia de los redactores de la sección en la revista El lector tiene la palabra, por el , a su juicio, abuso de la emisión de dibujos japoneses:

LECTURAS, ¡publicada el 31 de marzo! (27 días después del estreno) y bautizada con el contundente título de "¡ NO, A 'MAZINGER- Z' !" . Firmaba Juan Francisco de Lasa : Lo japonés era una novedad, confundido con una moda.

Simplemente, a los críticos les gustaban los de su época infantil, como pasa ahora con los que añoramos a Mazinger y la suya...incluso habrá quién lo haga con el desdén hacia lo de ahora, que en el caso de aquellos críticos se traducía en llamar cosas tan feas como "subproducto oportunista" (¿¿??) a las series japonesas...es el mismo fenómeno crítico generacional...vamos....que a cada uno le gusta lo de sus tiempos...aquello con lo que ha conectado en sus primeros años...


Durante los meses de mayo y junio, la serie estaba ya en el zénit de su popularidad entre los niños. Para ese entonces se preparaban varios reportajes de varias páginas en las publicaciones de nuestro pais. Antes de los tan conocidos reportajes con portada incluida de TP (12 de junio) y la revista política TRIUNFO ( 25 de mayo), se publicaba dos días antes ( 22 de mayo) en TELERADIO el especial de Mazinger Z.



En el caso de TP lo redactado se iba un poco por las ramas, para acabar apuntando críticas negativas, aunque de manera menos rotunda, pero el caso de TRIUNFO fue un delirante análisis que ya se comentó detalladamente en mi libro.

En un artículo inserto en la sección crítica de la revista DIEZ MINUTOS , Kultus /Flash, firmada por J. Alfaya, hay un artículo titulado "ADIÓS, MANZINGER , ADIOS", que no tiene que ver con la despedida de la serie ( es del 17 de junio, aún faltaba para eso), sino más bien con el deseo que esta se produzca. Quizás haciédose eco de lo desarrollado en el famoso análisis de TRIUNFO, el de la doble lectura, se dedica a considerar a Mazinger una apología del mundo occidental frente al bloque del Este (sin nombrarlos), mezclado con nazis (¿por qué será que cuando se quieren lanzar anatemas contra el contrario siempre se acuerdan del 3er reich?) y con las acostumbradas acusaciones de maniqueismo y belicismo, eso sí, medio escondidos, subliminales, contenidos dispuestos a hipnotizar a los pasivos infantes seducidos por la pantalla...





Todo ello no podía por menos que irritar y distanciar más y más a los adultos, que en aquel mes de julio votan en un ránking que, semana a semana, llevaba la revista TELERADIO en sus primeras páginas, EL PANEL, mostrando al estilo hit parade, lo que más y lo que menos había gustado de las emisiones recientes de la tele.



Nuestro Mazinger apareció por primera vez en esa clasificación el día 3, y se mantendría en ella durante siete semanas, siempre en el lado de LOS QUE MENOS HAN GUSTADO..."

"En ese fatídico septiembre, en que, además de las vacaciones, se acabó Mazinger, el día 2 un niño escribe una carta desesperada a la revista DIEZ MINUTOS, temiéndose lo que ya era inminente.

Los meses con Mazinger Z fueron una fuente de diversión muy intensa, que ha dejado un recuerdo igualmente intenso en la generación que vivía su infancia en esos días.
Más allá de los datos sobre la serie, es lo que más difícil resulta de describir a quién esto escribe. Y como no se me ocurre mejor forma que retratar lo inefable, reproduzco aquí el texto de la carta de ese niño de la época, para que, entre líneas y en el fondo, pueda leerse lo que la disfrutó, mientras  expresaba el miedo a perderla...
Sr. Director :
Me atrevo a escribir estas líneas para comunicar mi disconformidad sobre las críticas referidas al "Mazinger-Z", en los que los adultos atacan al programa como si fueran "brutos mecánicos" del profesor "Infierno".
A mi juicio, el creador de estos fabulosos dibujos los ha hecho para los niños (como yo). NO para los adultos, que con sus opiniones nos fastidian nuestra programación.
Pregunten ustedes a los niños de Madrid, ya que no van a hacer un referendum nacional, (con esto no quiero decir que los demás niños no tengan voz). A mi juicio, repito, creo que tengo razón, ya que los niños que les guste tendrán la misma opinión que yo.
Cuando hagan la encuesta (si es que la hacen), emitan el resultado en el párrafo "Los lectores tienen la última palabra".
Si quieren quitar el "Mazinger", que consulten con nosotros y NO con los mayores, que en nuestra programación NO pintan nada, a excepción de los cámaras, productores, realizadores, etc  Muchas gracias.
Jaime Godoy Santana (Puerto de la Cruz)."



"La supresión de la serie se convierte en un hecho probado, cuando, como ya he dicho varias veces, la prensa sobre TV ( o con apartado sobre parrilla de programación y/o críticas y comentarios) se ve sorprendida y sin tiempo a reaccionar en cuanto a la novedad que supuso la retirada de Mazinger de la programación. Es curioso que haya alguna revista que sí tuviera la información correcta (1 sola: Lecturas), pero la mayoría simplemente no llegó a tiempo y, o bien se limitó a anunciar el episodio correspondiente de Orzowei ( el 2º o el 3º, según el caso, según tardaran en reaccionar), o bien tuvieron que rectificar...y ese es el tema de hoy: las jugosas rectificaciones ( porque aportan datos en lo que afirman y en el fondo del tono que usan) que publicaron dos medios de amplia difusión: la revista Teleprograma (TP) y la revista SEMANA.

Pero eso no acababa ahí, ya que en el nº 652, de 2 de octubre, en el mini reportaje que la revista dedica a la nueva serie Orzowei ( con portada incluida) las primeras frases no dejan de lado esta reacción ante la improvisación de TVE con respecto a la programación prevista, siendo esta vez menos breves y más explícitos en su actitud quejosa frente al ente público: que hizo el cambio nada menos que " 'A traición', Televisión Española hizo desaparecer la serie japonesa Mazinger-Z, que tantos ríos de tinta ha hecho correr a los críticos sesudos y pedagogos de pro...Por lo menos, cuando el pasado 9 de septiembre TVE emitió el ya decidido como 'último episodio' de la temporada, podría al menos haberlo advertido a los pequeños espectadores, pero... en Prado son así ". La queja quedó expuesta y también, de paso, tomó forma la solidaridad con los niños que se quedaban sin su Mazinger. Unida a la despedida, queda la alusión a lo controvertido de la serie (entre los adultos, sobretodo si eran críticos o pedagogos) como razón tácita de la despedida de esta... La queja se remata aludiendo a que en "Prado", Prado del Rey, se entiende ( la dirección de RTVE en Pozuelo de Alarcón , Madrid) , "son así"... ironía breve pero suficientemente clara en su tono de queja.

La otra revista que no se ahorraba su queja sobre la intempestiva decisión de TVE, SEMANA (nº 2015, de 30 de septiembre), y lo hizo en forma de anuncio en su sección TV NOVEDADES, alude en su título a lo sucedido: MAZINGER-Z Y LA CASA DE LA PRADERA FUERON RETIRADAS DE UN PLUMAZO. En el cuerpo de la notícia televisiva, dedica su mayor parte a la serie del robot, dando como hecho consumado la sorpresa del espectador ante la desaparición de la serie, cuando, según se lee "aún faltan por emitir 3 episodios". Lo del número de espisodios faltantes no sabemos de dónde lo saca, pues los que en realidad faltaban por emitir era el doble, o siete en la opinión del que esto escribe. Pero eso es ahora lo de menos: para la cuestión que nos ocupa, lo importante es que califica el hecho como "inexplicable decisión" ya que deja a los niños sin ver como triunfa su héroe sobre el maléfico enemigo. A diferencia de TP, SEMANA ve necesaria una coherencia argumental de la serie, al menos en lo que todos esperaban: el triunfo final de Mazinger Z."



Rastros de papel


PRONTO: Una serie de 16 pósters y otras tantas fichas desde mayo a septiembre.Un especial consistente en el artículo-reportaje Cómo se dobla Mazinger-Z y fotográfico de la película oportunista Mazinger Z el robot de las estrellas; un concurso de dibujo.



LECTURAS: 1ª Crítica adversa en marzo; reportaje ilustrado Mazinger, el robot de las estrellas; 5 pósters de elaboración propia desde el 4 de agosto, incluido un súper-póster de 4 páginas junto a página ilustrada Mazinger, una serie de impacto; sendas cartas y editorial, adversos.

Súper póster 4 páginas en Lecturas 1/9/78





DIEZ MINUTOS: Amplio reportaje de 2 páginas (1 en color) de presentación de la serie: Sus personajes ya son populares: Mazinger Z otra serie de dibujos (abril); serie de críticas adversas en la sección 'Kultus Flash'; cartas de los lectores y la impagable reacción del hijo de Eduardo Sotillos en su sección Sí, pero...



SEMANA : primera presentación de la serie (11 marzo; un único póster; reseñas y artículos sobre el fin de la serie, mostrados en esta entrada.



HOLA: No hay contenidos sobre Mazinger Z. Solamente se publica un reportaje a todo color, que más bien es un publi-reportaje de Gofer Films, sobre el fake Mazinger Z, el robot de las estrellas, el 29/7/78.



TELERADIO: Amplia atención de la revista a la serie (con sinopsis elaboradas) , situada en los destacados del día desde su segundo episodio en marzo, hasta que decidieron destacar las películas de los sábados ( 2ª semana de julio); Un especial de 3 pág., con portada incluida (nº 1065) ; en la 3ª semana de junio entre en El Panel , en la sección Los que menos han gustado, donde permanecerá siete semanas; Cinco cartas al director, cuatro de ellas de niños elogiando la serie, la otra es de las primeras críticas adultas (marzo).



TP (Teleprograma): Ilustraciones desde el 1er episodio, y casi en la totalidad; en su nº del 12 de junio (el 636) portada y reportaje especial de varias páginas; a partir del 637, una serie de recortables (15) de los personajes de la serie, los 5 últimos después de su retirada; desde el mes de julio en recomendaciones de la semana hasta el final de la serie, con interrupciones; nº 650 : editorial aclarando cambios; menciones en nº 652, en reportaje sobre Orzowei y el final de Mazinger; nº 662 -reseña como "Telemito" en Héroes de ojos rasgados; continúan las recomendaciones e ilustraciones en la semana del Especial Vacaciones de 1979 y se nomina en el amplio apartado Mejor telefilme extranjero de los premios "Los mejores de TP" del nº 678.




Rastros dejó la serie, además, en algún raro y caro muñeco, o en otro muy tosco en los quioscos. En naipes, en cómics bien encuadernados , en cromos troquelados o en algún juego...especial mención merecen aquella cascada de cromos de Fher, destinada a pegarse en sus álbumes o a formar barajas que intercambiar en el cole. 
De esa colección de cromos, de su importancia y recuerdo, tras una magnífica idea que no fue mía, se hizo una edición facsímil en caja de coleccionista que ha constituido el único artículo que podríamos decir se ha editado en España a gran escala en este 40 aniversario de la mítica emisión de 1978: 
los dos álbumes de Fher tal como fueron y un tercer álbum que viene a completar para hacer justicia histórica con cuatro décadas de retraso a lo que le faltó en su día a aquellos álbumes.
Qué honor y qué orgullo fue poder participar en el único objeto que este olvidadizo país tiene en este 2018 para recuerdo de aquellos días, con un artículo, hecho en parte con materiales de este blog, pero sobre todo con todo el amor del mundo...

Debo nombrar también  la magnífica exposición que del 2 febrero al 29 de abril de este "año Mazinger" se realizó en el Museu d'Art de Cerdanyola, sobre la importancia de la intervención del gran dibujante Beaumont en la versión española de Mazinger Z , Beaumont i el robot gegant de Gō Nagai, que recogió mucho de sus dibujos para los cómics de Junior y los álbumes de Fher. 






Un evento y una reedición, hechos sobre todo para aquellos que miramos atrás, cuarenta años después. No fueron fuegos artificiales, pero pudo ser peor, en un país con tan poca y anecdótica memoria colectiva... 

El 40 aniversaio de todas y cada una de aquellas míticas emisiones ha pasado ya, un poco sin pena ni gloria, aunque un poco de ambas ha habido dentro de muchos de los que fuimos niños del 78. Siempre nos quedará el recuerdo, siempre nos quedará la serie, en cada vez mejor formato de imagen y mejor empaque de discos...o de los dispositivos que aún vendrán... La experiencia de aquellos momentos se extinguirá con nosotros, siempre inefable, ya siempre muy lejana, pero siempre alegre, pues tuvimos la suerte de estar ahí...

... ¡Mazinger! ¡Planeador abajo!...

27 sábados

Reconozco que, fuera de esa colaboración de la caja con los álbumes de Fher, poco he aportado yo a este aniversario. Las razones ya están expresadas en el inicio de esta entrada.
Si bien poco he trabajado, sí quise compensar con una aportación gráfica que no es extraña a este blog: un póster: "27 sábados", (80 x 43.64 cm, buena resolución). 
He querido ofreceros, a modo de resumen visual, una imagen de lo que fueron en la tele aquellos veintisiete sábados (parecieron más ¿eh?) en que nuestro robot preferido estuvo en ella. Sí, ya sé que hubo cinco episodios cuyos brutos mecánicos he saltado...  pero no fueron en sábado. Aquellos cinco episodios finales de enero de 1979 fueron muy buenos y su emisión también la vivimos con gran intensidad, pero...no tanta como la de aquellos sábados con Mazinger de protagonista semanal que parecieron eternos... Y en cierto sentido, siempre lo serán.

A aquellos sábados especiales, con un guiño para los que estuvísteis ahí:
 



PRÓXIMAMENTE: LA DESCONOCIDA HISTORIA DE ORZOWEI EN ESPAÑA





lunes, 22 de enero de 2018

SUPLEMENTO ESPECIAL: MAZINGER Z INFINITY, LOS UNIVERSOS POSIBLES.

Tras unos meses sin escribir, por razones personales, avatares de la vida de esos que te absorben por completo y no tienes fuerzas ni tiempo para nada más, hago un alto en el camino para comentar mis impresiones sobre la nueva película de Mazinger Z, recién vivida la experiencia de ver a los viejos personajes en la pantalla grande, bueno... no tan grande como las de antaño, el tiempo ha pasado y muchas cosas han cambiado, un nuevo contexto nos rodea, en el devenir cambiante que es la vida en sí misma, tiempo y espacio. Y eso tiene mucho que ver con Mazinger Z Infinity...




                                           Prólogo
No hace ni un mes, ví en el cine en episodio VIII de Star Wars...el controvertido episodio , El último Jedi. La división en el gusto de los aficionados sobre esta nueva entrega precedió en mi ánimo a su visionado y estuvo presente en mi curiosidad previa sobre la nueva producción.
Si algo descubrí en ella es que cuando se resucita a un clásico muchos años después para continuarlo, para continuar una historia conocida por millones, es fácil que no llueva a gusto de todos... Los guionistas han de escribir una nueva historia, en la que tienen que tomar decisiones siempre arriesgadas sobre los personajes: qué hacer con Luke Skywalker, con Leia, tal como ya se decidió con Han Solo, matándole en los momentos finales de la entrega anterior de esta nueva era... A mi el VIII me gustó porque desafió las claves de la saga, decidiendo no continuar extendiéndola, sino dinamitándola desde dentro, con reflexiones sobre las evoluciones, los cambios y la finitud de todo, hechas imágenes en que todo pasa de una forma acelerada, poniendo fin a tanto en tan poco tiempo, que los espectadores más palomiteros no perdonaron que no se siguiera simplemente con luchas entre bien y mal, nuevas naves de batalla, imaginativos planetas, etc... Y me gustó porque se optó valientemente por una vía realista, que no deja de sorprender y de decepcionar por proponer los ocasos que ocurren en la vida real, también en una obra de ficción tan querida como la saga espacial de George Lucas... Así como Gran Mazinger es la continuación adolescente y más oscura que su predecesora Mazinger Z, de reluciente infancia, y por eso no gustó tanto, las decisiones de los creadores en Star Wars VIII viraron por pura honestidad hacia una evolución adulta y "realista" de los personajes añejos y nuevos del clásico, aunque eso conlleve la aceptación más que pesimista pegada a la realidad humana del fin de todo y todos, que ocurre se quiera o no en cada generación. Y sé que se piensa que en la ficción podemos y debemos librarnos de nuestro destino común, que la fantasía debe procurar entretenimiento puro y finales felices...pero según evoluciona el gusto artístico de las nuevas creaciones, con el que coincido y conecto, el arte debe imitar a la vida, y es más intensa la catarsis de vernos reflejados en lo que somos incluso en los personajes de un culebrón galáctico colorista y pop, que el puro entretenimiento infantil... 

                                 Mazinger Z Infinity

Quién me conoce o me trata sabía de las prevenciones y la desconfianza que me inspiraba de entrada esta nueva producción sobre nuestro protagonista mecánico. En cuanto se conoció que era una película de animación -aún fuertemente influida por la impronta de las nuevas técnicas de infografía- respiré al no tener que ver algo de eso que llaman "acción real"... Luego vinieron los avances, que no permitían ser demasiado concluyentes con lo que nos fuéramos a encontrar los aficionados... al menos se respetaba en parte el diseño de personajes de la serie, al menos vimos recrear a los monstruos mecánicos en nuevo estilo, pero muy pegados a su estampa clásica, al menos los créditos de apertura recreaban una escena épica sobradamente reconocida y reconocible... el silencio posterior de los que ya la habían visto y no comentaban nada sobre ella hacían sospechar cualquier cosa, buena mala o regular, controversias incluidas...

De la irregular  y sin embargo amplia difusión en salas de la película, en el estrecho espacio de un solo fin de semana, se ha concretado en España un visionado colectivo de cuarentones y cincuentones nostálgicos, unidos al nuevo freakie cultivado también en mundo mecha, que han acudido a los cines para ver qué se podía esperar de la película, comentada de manera ambigua en tanta red social y página digital especializada, en el mismo año en que se cumplen 40 de la aparición del Z en nuestras vidas de españolitos setenteros... Yo he sido uno más de los poseídos por una clara curiosidad, deseando disfrutar y no padecer, asomándome al hecho con una incógnita invisible dibujada en mi cerebro...

Ya en este mismo blog, en la publicación que comentaba las transformaciones del universo Mazinger a lo largo de las décadas, expuse la reconversión de los elementos que lo componen, en una reelaboración permanente donde esos elementos giran en una lavadora creativa y dan a luz productos nuevos, que si bien son sobre Mazinger, siempre van más allá o se alejan de la sensación original, que nos regaló la serie de Toei hace ya muchos años. Cojo esto de aquí , ese personaje de allá, a este lo reconvierto, al otro lo cambio y a aquel lo añado...Ahora del manga de Nagai, ahora de la serie, ahora de otros mangas del mismo... imagino cambios y resurrecciones, nuevos lazos y sorpresas y doy lugar a la nueva producción: Mazinkaiser o Shin Mazinger en su rizado guion, fueron todo eso... Mazinger Z Infinity lo ha vuelto a hacer...pero mejor. Por fin.

Para empezar, y al ser obra de Toei, el diseño de personajes se ha desembarazado de los originales de Nagai, impuestos en las nombradas revisiones, y ha regresado al estilo del origen de Mazinger para el mundo entero: los dibujos de los setenta, aunque sea en el estilo de hoy. Por otro lado, la trama es continuista en el "tiempo" de la ficción, y se sitúa años después de aquellos hechos narrados en la serie y su continuación Gran Mazinger, dando lugar a nuevas sensaciones en el espectador...

Esas sensaciones están hechas de una sola materia: decisiones. Igual que Star Wars y en cualquier producción actual -muy actual- que continúe un clásico, se ha de decidir qué pasó con Koji Kabuto -ahora un investigador con una estampa no muy alejada de la que conocimos, reconocible- con el profesor Yumi -nada menos que primer ministro de Japón-, con Sayaka, ahora directora del nuevo Centro de investigaciones fotoatómicas, o con Shiro, al que descubrimos en su primera aparición a bordo de un tren de alta velocidad ya más crecidito, pero inconfundible, al lado de Jun Ono...

El hilo de la nueva pelicula-reinvención ha de arriesgarse con esas decisiones sobre evolución de apariencia, psicología y acciones de unos personajes congelados en el tiempo, y demasiado conocidos y queridos como para hacerlo a la ligera. Porque ahora no se trata de una versión alternativa, sino de una continuación de la propia Toei a su serie estrella, en formato largometraje. Y eso es jugarse el tipo, señores.  Sobre si Koji quiere como pareja a Sayaka finalmente, que tan fácil ven los simplistas -cuando durante la serie clásica Kabuto no aguantaba a la hija de Yumi- veo que mantienen inicialmente la indecisión debida. Sobre la unión sentimental de Jun y Tetsuya nadie iba a sorprenderse. Boss, Mucha y Nuke, siguen en su línea esperable, los profesores supervivientes también, aunque quizás sean los únicos que recuerdan a su versión manga, más procaz y cómica.

El guiño al viejo Mazinger que se condensa en ese muñeco con la apariencia clásica del héroe mecánico que pierde un niño por la calle, sirve para recordar la eterna misión de salvación a la que está llamado. Resuelven finalmente que todo ha cambiado mucho, pero Mazinger Z tiene que partir de nuevo a la lucha contra Infierno, Ashler y Brocken, como antaño. Y sobre la resurrección de estos últimos...

Si la serie antigua comienza con un descubrimiento arqueológico, esta no iba a ser menos. Y es esta la clave de bóveda que lo hace arrancar todo una vez más, aunque esta vez cueste entender lo del Goragon y el Infinity : la decisión principal de los guionistas de la película parte de combinar Mazinger Z con...la Física Cuántica. Sí, tal como suena. No hay recurso más efectivo que la teoría de los múltiples universos posibles para recrear cuanto haga falta para la nueva historia. Si bien en Mazinger Z las reapariciones de muertos se hacían sin recato alguno tirando del concepto ciborg, esta vez hubiera sido demasiado hacerlo a gran escala. La resurrección de los malos, incluidos una pléyade de monstruos mecánicos clásicos que el espectador se deleita en reconocer sin que su retina tenga apenas tregua, se da en base a un trasvase de dimensiones, desde un universo alternatico en que todavía seguían vivos y coleando del que pasan a este como Pedro por su casa. El descubrimiento arqueológico del Mazinger esencial -del dios/demonio esencial- abre la posibilidad de reeditar la batalla entre Infierno y el mundo, esta vez ya no por la conquista del viejo loco, sino por una reflexión del mismo sobre si la humanidad merece o no seguir existiendo, si nuestro universo tal como lo conocemos debe continuar, a lo que el de la cabellera blanca y tez morada contesta negativamente. 
Parece un planteamiento muy complicado. No son pocos los que se han quejado y deseado una continuación del espíritu de la serie en una trama más sencilla...Pero, como en el caso de Star Wars, y salvando las distancias, yo aplaudo tal decisión arriesgada: quebrar las líneas argumentales de la vieja serie, sus bases de siempre en buenos y malos y batallas robóticas, para cambiarlas por un nuevo paradigma...que no por ello nos hurte las batallas épicas que tanto emociona volver a ver, aunque sea con un mazinger tan poderoso y musculoso como este que, no obstante, muerde el polvo como en el final de 1974...  La serie Shin Mazinger hizo eso mismo, pero de una manera en que, simplemente, no lo logró.
Colar un personaje como el Lisa, que yo dudaba si era la Lisa Gordon del episodio 18 de la serie, y puede serlo por aspecto, como un androide hiperdesarrollado 91% biónico, que en un universo paralelo sugerido puede ser ¡hija de Koji y Sayaka! ; que reaparezca el Mariscal del Infierno de Gran Mazinger, como solución coexistente a la presencia del Dr. Infierno que en vez de ser una solución a lo ciborg parece que lo tripule; el Broken T9; el reutilizado robot de Ashler desde el manga, una dosis de magia lumínica y efectista a lo Sailor Moon o Sakura Cardcaptor (son japoneses, no pueden evitarlo) o la exhibición de pechuga y culamen de las chicas Mazinger, son cosas perdonables en el planteamiento general de esta pelicula conmemorativa del 45 aniversario...

Infinitos universos posibles...qué mejor coartada. En ese plano, el ¿qué hacemos con las vidas ficticias de los personajes de Mazinger Z, 45 años después? se resuelve con una vaselina argumental que posibilita volver a ver a viejos villanos y sus robots multiformes avanzando hacia el monte Fuji...desde otra dimension espacio-tiempo paralela. Lo demás puede gustarnos más o menos, Koji y los demás podrían parecerse más ... o menos, a sus presencias de los setenta. También nosotros hemos cambiado y vuelto a cambiar en todos estos años. Siempre reconforta los sentidos ver como se han vuelto a imaginar continuidades "vitales" de personajes a los que ya creímos que no íbamos a volver a ver, en ese plano de continuidad a aquella serie que tanto nos marcó de críos... 

Una impecable y limpia animación de última generación nipona, trae de nuevo la presencia de Mazinger Z a nuestras vidas, tan cambiadas como él, aunque sea una hora y media en una moderna sala de cine, en la que ni la cortinilla del MovieRecord es lo que era. 

Mazinger Z Infinity, infinito, por siempre ¿sin fin? ... me temo que no, porque ese impacto de antaño se irá con nosotros., pero... qué bueno reencontrarse con tu figura, amigo metálico.

martes, 12 de septiembre de 2017

Nº 26 - MAZINGER Z Y LA CIENCIA-FICCIÓN MALDITA DE LOS 70


Mazinger Z es una serie de ciencia-ficción. 
No enuncio algo tan obvio sin propósito...La voluntad de este artículo es hacer un recorrido, un pequeño viaje, que concluya en los problemas de apreciación que tuvo la serie del robot luchador en Occidente, por el simple hecho de pertenecer a esa família, a ese género artístico nacido en la segunda mitad del siglo pasado, que se fue complicando en sus propuestas hasta hacerse dificil de digerir por el gran público en algunas de sus ideas de fondo...
Si nos detenemos a analizar el choque que tuvo una serie infantil con la masa de adultos que los tutelaban, nos daremos cuenta que aquello fue rizar el rizo, pues a la historia que voy a resumir en breves pinceladas nos muestra que el problema venía ya de antiguo, y si bien consistía en la dificultad de captación y disfrute desigual por parte del gran público de ese nuevo género del entretenimiento, en su caso se complicó y llegó al extremo de ser juzgado como producto televisivo... por el público al que no iba destinado...

Toda novedad lleva a veces a la necesidad de un proceso de comprensión, incluso cuándo se trata del entretenimiento, hecho en sus primeros tiempos de platillos volantes, imaginativos avances científicos a lo Jules Verne y torpes monstruos.
Veremos como esta comprensión y asimilación de los contenidos que subyacen a la ciencia-ficción llevó un camino largo, lleno de menosprecio y de dificultades comerciales que amenazaron largo tiempo a este nuevo género, que se abría paso lenta y trabajosamente, entre la fascinación y la desconfianza, entre la novedad y el agotamiento, entre el éxito y el fracaso...

Un pequeño prólogo


Antes de empezar, me remito al nacimiento virtual del género, en una oleada ya sin fin desde los años 50, época post bélica que hizo nacer el estilo de vida americano en EEUU, en una placidez que prefiguraba la de los años 60, y en donde cupo el espacio y el tiempo para estimular la llegada al cine y a la televisión de producciones que iban más allá de contar historias humanas cotidianas.

Como género, nacía bajo la desconfianza de aquellos que debían invertir en su producción, cosa que hizo que una buena parte de los productos surgidos fueran de bajo coste, y se inscribieran en la nómina de produciones de segunda categoria, que dió en llamarse serie 'B'.
Sería muy largo citar aquí -y no es del todo necesario- la lista de las películas y producciones televisivas de esa década. Baste nombrar que, en su mayor parte, estuvieron basadas en guiones que exploraban lo fascinante y lo terrorífico que es lo desconocido, sea en el espacio exterior -en plena guerra fría y en los inicios de la carrera espacial- o en las dimensiones coexistentes en nuestro mundo y en el avance de la ciencia... A guisa de homenaje destacaré: Últimatum a la Tierra (1951) cuyo tema es la consideración extraterrestre sobre la belicosidad de la raza humana y un últimatum hecho desde una tecnología alienígena superior ; Planeta Prohibido (1956) narra llegada y exploración de un lejano planeta, con reflexiones sobre la naturaleza de las fuerzas ocultas de los seres inteligentes, que llevan al ocaso incluso a una civilización muy superior a la humana. y La Mosca (1958) sobre los desastrosos resultados de un experimento científico fantástico...



Se iban perfilando como fuentes del nuevo género las reflexiones sobre la naturaleza de la civilización humana, el avance descubridor y transformador de la ciencia y las preguntas filosóficas sobre la existencia de vida inteligente fuera del planeta que habitamos, vestido todo ello con las vistosas formas que la imginación daba a indumentarias y aparatos, a robots -humanoides o no- y a transportes y armas...del "futuro". Al final de la década y en la pequeña pantalla, despuntaba La Dimensión Desconocida (Twilight Zone, 1959-64)...
En los dinámicos y revolucionarios 60, el género se mueve entre la fantasía terrorífica, de serie B siempre, (La noche de los muertos vivientes, El pueblo de los malditos, La caída de la casa Usher, La semilla del Espacio, El último hombre sobre la tierra...), la reflexión apocalíptica de Fahrenheit 451 o la voluptuosa, psicodélica y pop Barbarella... mientras el género sigue explorando posibilidades narrativas hasta llegar, en un año clave -1968- a sus más grandes hitos: 2001, Una Odisea del Espacio y El Planeta de los Símios...



En las dos décadas referidas, la ciencia-ficción como género avanza inexorablemente, pero siempre sometida a la desconfianza de la industria, que la mantiene siempre relegada a la categoría "B", luchando siempre por la financiación, entre otras razones porque el gusto medio las sigue manteniendo en el cajón de las cosas "raras"...

                         El caso Star Trek

En el año 1966, la NBC decide apostar por una innovadora serie ambientada en los viajes espaciales, donde los guiones optan por una visión optimista del futuro, librándose de la característica nota apocalíptica que está y estará presente en el género.
Star Trek se mantiene en la narrow room del bajo presupuesto al que se condena siempre al género, pero, como tantas otras veces en producciones carismáticas y cautivadoras del mismo, logra conectar con una audiencia sorprendida, aunque solo en las capas más despiertas de los adultos...y con todos los niños. Ya en su segunda temporada se oyen rumores de cancelación. Motivo: la productora no obtiene la audiencia esperada en el gran público, o esta es irregular en cuanto a propósitos comerciales. La amenaza hace llegar decenas de miles de cartas pidiendo continuidad. Sin embargo, la visión de los productores se mantiene, relegando la serie a malos horarios de emisión hasta su cancelación abrupta sin rodar ningún final, en la tercera temporada en 1969, año en que llegaba a la segunda cadena de TVE (otra vez la derivación a lo segundón), con el título de "La conquista del espacio"...



Dado el hecho, que no había pasado desapercibido, de que la serie sí había llegado a los niños, que constituían la nueva audiencia, incomprensiblemente no apreciada por los programadores (retengamos este hecho para más adelante), en 1974, la serie pasó a versionarse en dibujos animados de Filmation como Star Trek, the animated series... y no veremos este fenómeno por última vez...


Con los estrenos del 68 , 2001... y El Planeta de los Símios, algo había cambiado en la calidad e intensidad del cine de ciencia-ficción que se estaba haciendo. Algo nuevo se cocía a final de los 60 que llevó el género a nuevas cotas, sin salir aún de su baja consideración y sus vigilados presupuestos económicos.

Llegamos así a los 70 en este rápido viaje, donde me detengo para centrarme en tres ejemplos de la ciencia-ficción televisiva, que se bastan solos para comprender lo que luego pasaría con Mazinger Z, aunque sea en un sentido general. Estos tres casos, expuestos en orden cronológico, son tres series emitidas a lo largo de la década en muchas televisiones de Occidente, y que comparten sucesos comunes en una sorprendente cadencia, que explica muchas cosas del lento y difícil avance de las producciones de ciencia-ficción...



Caso 1

                 EL PLANETA DE LOS SÍMIOS (la serie) 
La serie de 1974 procede del éxito de la grandísima obra maestra del género, estrenada seis años antes. Y antes de referirme a ella, daré las notas principales de la película fundacional del 68, originalmente basada, y finalmente solo inspirada, en la novela de Pierre Boulle. La historia de Boulle se va deformando hasta...mejorar ostensiblemente (este fenómeno de mejora y despegue de la obra original es un muy buen ejemplo para ilustrar lo ocurrido con Mazinger Z, desde el manga de Go Nagai a su traslación al anime, que la hizo ganar enteros, hasta convertirse en el éxito masivo que fue...)

Por aquello de la limitación de presupuesto tan típico de estas producciones, la ambientación futurista del primer guión de Rod Sterling ( de La Dimensión Desconocida) fue descartada por costosa y he aquí el último avatar de una serie de transformaciones de la historia que llevaron la película hasta la genialidad y el carisma, así, por casualidad(es). Michael Wilson hace el nuevo guión, que dirige Franklin J. Schaffner. Ambos logran generar una atmósfera adecuada, y logran transmitir una sensación inquietante de principio a fin, apoyados en la música experimental con la que Gerry Goldsmith (tan importante luego en la c.-ficción de los 80 en Star Trek movie, Alien y en el terror de Poltergeist), pone el decisivo e impactante toque final ( con utilización de boles metálicos, del cuerno de un carnero e incluso una cuica brasileña -instrumento membranófono que recuerda por su forma a a un tambor y por su sonido al rugido de una leona-).

Convencer a un reticente Charlton Heston fue el toque de prestigio que necesitaba el proyecto para atraer al gran público a las salas. ¿Por qué reticente? se trataba de ciencia ficción, esa cosa rara, y el guión no entusiasmó de momento al astro de Hollywood por no verse demasiado en él... ni siquiera el gran éxito insospechado de la producción hizo que participara parcialmente y a regañadientes en la primera de sus cuatro secuelas. No sería la última vez que se dieran este tipo de reticencias ...
Al final, el nuevo guión sobre un futuro postapocalíptico en el año 3978 aportó un nuevo e impactante final, que ha pasado a la historia del cine.

Tras cinco películas en total, el carisma de la producción no se quiso dejar caer y se proyectó una serie de televisión para 1974. Alan Virdon (Ron Harper) y el comandante Peter Burke (James Naughton) son los astronautas que aterrizan e inician su epopeya en la Tierra del año 3085, en la misma clave de un futuro postapocalíptico. Los personaje Galen, el recuperado Dr. Zaius y el belicoso general Urko (interpretado por Marc Lenard, el "padre" de Spock) pueblan la serie, basada en el patrón de huída permanente de perseguidores en pos de un objetivo liberador -esquema argumental de la serie de 1963 El Fugitivo, que en este caso es la recuperación de un disco de datos con el que programar el regreso al pasado...
- La serie logra alcanzar los 14 episodios rodados (13 emitidos) antes de ser cancelada abruptamente sin que los protagonistas alcancen su objetivo, dejando así la serie inconclusa para siempre.

De nuevo, otra búsqueda de la gran audiencia se consideraba fallida por parte de los productores, que fueron implacables. De nuevo también, eran los más jóvenes, la nueva generación, los seguidores fieles defraudados por una decisión de los mayores. De ello debieron darse cuenta éstos, pues al año siguiente, 1975, la serie tuvo versión animada , de los estudios DePatie-Freleng... 

Caso 2
                                          ESPACIO 1999
El matrimonio Sylvia y Gerry Anderson tenía ya para el año de estreno de esta serie, 1975, una relación añeja con la ciencia-ficción ( Fireball XL5 (1962-63, El capitán Marte en paises de habla hispana), Thunderbirds (1965-70) y la similar Captain Scarlet and The Mysterons 1967-68).
Pero llegó su gran momento y se plantearon el proyecto de una ciencia ficción más adulta, en la coproducción italo-brtánica de ITC Entertainment, Space 1999...

La base lunar Alpha, situada en la Luna, iniciaba un viaje impredecible cuando la órbita de nuestro satélite era desviada tras una gran explosión nuclear.. Se inicia así un viaje a través del espacio, que, como en Star Trek, les llevará a conocer ignotas fuerzas y civilizaciones. Otra serie que parte del futuro postapocalíptico y que inicia una busqueda del objetivo liberador; regresar a la órbita de la Tierra. Otra vez el argumento de base es el esquema dramático de camino agónico hacia objetivo impreciso ( esta vez a bordo de la luna errante). Fue la serie más representativa de la ciencia-ficción de su época, y en ella podíamos ver los incipientes efectos que conducirían a la renovación del género, enmedio de pantalones de campana y ambientaciones setenteras.


Pero...la audiencia no respondió, o así se consideró tras la emisión de la primera temporada, que al parecer se vió como demasiado abstracta y filosófica, cuando el género -y el medio- parecía que solicitaban un enfoque más ligero... Los Anderson reaccionaron e hicieron una segunda temporada con más acción y fantasía y con nuevos personajes -el más representativo la cambiante Maya-,...sin lograr mayor audiencia por ello...salvo, de nuevo, en los niños.
El abandono de la producción la llevó a una cancelación que la dejó sin final, tras dos temporadas de 24 episodios cada una.

                        
                       El caso Star Wars

El guión de Star Wars rondaba por la cabeza de un tal George Lucas desde el principio de la década. Era un sueño imposible que acariciaba Lucas. ¿Por qué imposible? Pues debido a su género. Hubiera sido rodable si se tratara de un western, pero en cualquier caso se trataba de un western espacial...
El guión del cajón empezaría entonces un largo periplo de dificultades críticas a lo largo de aquellos años. En primer lugar, nadie quería rodar algo así, ninguna productora de las grandes se atrevía a poner el dinero. Era visto, como habitualmente pasaba, y pese a los éxitos de 2001 y de El Planeta de los Símios, como algo destinado a ser serie B, al mínimo traspiés en la ambiciosa realización que requería...


Pero gracias al dinero que consiguió con American Graffiti el mismo Lucas se dispuso a financiar, al menos en buena parte, su sueño. No sabía que había vencido solo la primera de sus dificultades: el guión le pareció tan loco a los (casi desconocidos) actores que ponen trabas a que se les dirija como Lucas quiere (Harrison Ford vería la historia como absurda aún después del despuntar del éxito en los cines), un equipo de rodaje que no para de dar problemas y tener que levantar al mismo tiempo su división de efectos especiales (Industrial Light and Magic)...Las contínuas presiones de la 20th Century Fox, que creía estar gestionando un fracaso, completaban el cuadro.


Y todo ello por estar haciendo cine con el novedoso lenguaje de la ciencia-ficción, bajo las influencias de su visionario creador, que transformaba, en esta etapa del género, las que él tuvo en el llamado cine clásico...
El resto... es historia. Solo decir que la empresa de juguetes Mego se tiraría de los pelos al rechazar la oferta para comercializar los muñecos de Star Wars, tras el recién inventado concepto de merchandising, cuando ellos mismos sacaron al mercado los muñecos de El Planeta de los Símios.
El exitoso estreno de 1977 ¿supone que los espectadores del gran público habían aceptado ya el lenguaje narrativo y visual del nuevo género?...



Caso 3


                                             LA FUGA DE LOGAN
Otra vez nos encontramos con un caso de serie basada en película. Concretamente en la producción de 1976 del mismo título (Logan's Run), protagonizada por Michael York (en la película aparecía una secundaria icónica de la dédada: Farrah Fawcett-Majors)...


Otro caso de narración sobre un futuro postapocalíptico en 2274 , cuando todo ha sido devastado y un reducto de humanidad queda vivo bajo una enorme cúpula, donde viven una existencia fácil y sin preocupaciones gracias a la tecnología... con la única limitación de que su vida debe acabarse a los 30 años.
Al llegar a esa edad, los habitantes de la cúpula deben someterse a un ritual final conocido como "el carrusel" que según les han enseñado, les transporta a "otra dimensión". Empiezan a surgir escépticos de esa enseñanza de la autoridad, que no creen en esa dimensión futura. Contactando con subversivos que hablan de huir a la zona prohibida del exterior, se inicia la fuga en busca de un lugar donde poder vivir más allá de los treinta, el "Santuario", perseguidos por los "vigilantes"...

Ese es el mismo planteamiento que se traslada a la serie, rodada entre 1977-78, con nuevos actores y actrices. De nuevo, nos encontramos con el mismo presupuesto dramático: huída permanente de perseguidores en pos de un objetivo liberador en un futuro post-desastre. Los episodios, como en las dos series anteriores, llevan a los protagonistas a conocer a imaginativos personajes y extrañas ciudades, a bordo de un vehículo que imita toscamente a uno futurista.





La serie alcanza una sola temporada de 14 episodios, de los que solo 11 fueron emitidos, porque llegó una cancelación fulminante por no haber logrado la audiencia esperada...



                       El caso Mazinger Z

En los tres casos de los años 70, y acaso también en el de Star Trek y el largo camino hasta ver hecha realidad Star Wars, se producen circunstancias comunes que convierten a las series nombradas en malditas, es decir, afectadas por la misma casuística que arrastraba el género desde su nacimiento: la supuesta costosa aceptación por parte del gran público de los temas, técnicas narrativas y lenguaje visual de la ciencia-ficción, que a su vez influía en los productores, que no confiaban en esos nuevos productos audiovisuales, cuando precisamente eran los que más necesitaban de grandes inversiones a causa del elevado coste que suponía llevarlos a la pantalla grande o pequeña, condenándolos así a una "serie B" eterna... La no aceptación masiva adulta buscada por los productores, produjo cancelaciones sin fin, truncando el desarrollo de series televisivas desde los años 60, desde Star Trek a La Fuga de Logan...
Pero... ¿qué tiene esto que ver con la serie de animación Mazinger Z? si, al contrario que las producciones citadas en el dificultoso avance de la ciencia-ficción, Mazinger Z fue una serie procedente de un contexto cultural oriental, y con público objetivo en los niños, sin estar afectado por ello por el problema principal del género...


Todos sabemos que la serie de Toei tuvo problemas al llegar a Occidente, y aunque es cierto que fueron aparentemente distintos al que aquejaba a la ciencia ficción de imagen real desde siempre, en realidad la causa de fondo...fue la misma. 



Desde los años 60, la popularidad de la televisión en todo el mundo, pero sobre todo en EEUU, había dado lugar a la posibilidad de que producciones muy diversas vieran la luz, y la ciencia-ficción no iba a ser una excepción. En la cancelación de Star Trek, a pesar de gozar de la afición de un público adulto de lo más variopinto (desde los menos formados hasta profesionales con carrera acreditada), no se consiguieron los objetivos de audiencia según la cadena, que quería ver unos resultados aún a mayor escala. Pero aunque este público no hubiera existido, se olvidaron de un público masivo, entusiasta y fiel que sin embargo no fue tenido en cuenta: los niños

También se olvidaron de ellos, ya en los 70, en las cancelaciones de la serie de El Planeta de los Simios, Espacio 1999 y La Fuga de Logan. Las tres gozaron de una aceptación grandísima entre los más pequeños, que las disfrutaron desde su principio a su forzado fin, al no verlas con los prejuicios y esquemas mentales de la generación de sus padres. Pero esos millones de infantes, por alguna extraña y miope razón, no contaban para los grandes productores, ni siquiera cuando se inventó el merchandising que convirtió en toda clase de objetos a los protagonistas de esas ficciones. El agravio inflijido a ese público ignorado empezó por la privación de sus series, que desaparecieron, una tras otra, sin un final...



Cuando en 1978 se estrenó Mazinger Z en Occidente, en España concretamente, la oleada de descontento adulto la cubrió desde su estreno hasta su accidentado "final", tal como ya demostré documentalmente en este blog... Los adultos la encontraban fea y violenta, extraña y hasta peligrosa y esas fueron las causas de su corte, aunque este fuera in extremis...



Pero ¿de qué estaba hecha esa desafección adulta por la nueva serie de los niños? Está claro, como argumento en mi libro, que el motivo del rechazo era egoista: en este pais, los adultos querían ver también las series infantiles de la única televisión existente, y al encontrarse con un producto con el que no conectaban, que no entendían, mostraron su disgusto, ignorando la grandisima aceptación y disfrute de sus hijos...
Lo que he venido llamando 'problema del género' de la ciencia-ficción en esta publicación está en el fondo de ese descontento y esa extrañeza adulta frente a Mazinger Z. En una sociedad como la española en los años 70, aunque fuera hacia finales de la década, la serie resultó cuando menos, chocante. La falta de comprensión del lenguaje específico de la ciencia-ficción desde siempre, era algo a lo que los españolitos de cierta edad fueron entonces especialmente proclives. Si la serie de los simios, o Espacio 1999 fueron extrenadas aquí, aún incompletas, es porque los programadores las valoraban, al igual que a Mazinger Z. Sin embargo, no se pudo evitar que se diera el mismo fenómeno que truncó esas series, aunque sea en una forma peculiar, disfrazada de preocupación por las mentes infantiles, para esconder una egoísta actitud despectiva hacia algo que no disfrutaban.

Los niños, de haber sido tenidos en cuenta, hubieran podido constituirse en los salvadores de esas series malditas, hoy día, de culto. Pero no contaban para los intereses crematísticos del negocio. Esos mismos seres bajitos, vieron en peligro una de sus series más disfrutadas, cuando los adultos se metieron en su terreno, de modo que, el hecho que esta vez sí fueran el público destinatario no les valió para salvar su experiencia con el robot de la tele...

Los niños, grupo enorme tras aquel 'baby-boom', hubieran podido ser hordas como la que salía en El pueblo de los malditos de los 60, solo que sin los ojos iluminados y sin poder destructivo, y menos mal, poque los adultos hubieran pagado caro el dejarles sin sus series, las que su generación entendía hasta el final con sus vírgenes ojos y oídos, y que se fueron perdiendo en el camino...


En la España de los 70, Espacio 1999 abría los ojos como platos a los pequeños de cada casa, en el 76. La serie de El Planeta de los Símios se estrenaba a finales del 77, siendo el prólogo ambas, junto con La Guerra de las Galaxias, de la aparición de Mazinger Z. Más tardíamente en 1982, se estrenaba la también incompleta La fuga de Logan.





 Frente al televisor éramos los mismos, tan solo íbamos creciendo. La ciencia-ficción, en esta nueva oleada que es su edad de oro, avanzaba y se consolidaba, a pesar de los problemas descritos, para hacerse fuerte ya en los años 80, a medida que crecía la generación que más la apreció...


Septiembre, 1978- En un despacho de Televisión Española, algún directivo, a ultimísima hora y superando las dudas, decide la cancelación con alevosía de Mazinger Z, truncando para siempre una estela sabatina de seis meses, a pesar de tener más episodios listos y ya programados... Fue el último caso de este mal entendido género, que una vez más agredía el disfrute de los más jóvenes, daño colateral que pagó la nueva generación, a pesar de que, esta vez, no fue problema de audiencia, sino la persistencia de un problema que venía desde los inicios del género, dos décadas atrás. 
                                            ********************************

En los años sucesivos volvería a pasar, pero más raramente y por otra clase de motivos, aunque no se haya acabado aún el problema de la ciencia-ficción, que tantas historias dejó inacabadas, como si una extraña maldición las hubiera afectado...