jueves, 12 de marzo de 2015

Nº 12- EL MAZINGER DE TARRAGONA. Guía para los que nunca lo visitarán.

Hola a todos. En la presente publicación y en la que venga después voy a tratar dos aspectos que se derivaron muy especificamente de la emisión de Mazinger Z en España.
Detalle. Foto de Lafister
El primero de ellos es la conocida existencia de una figura  a gran tamaño del famoso robot en una pequeña urbanización de la provincia de Tarragona. Se ha escrito mucho en internet durante muchos años (de hecho la mayor fuente de difusión de la existencia de tal maravilla fue la red, desde finales de los años 90) y desde entonces podemos encontrar de todo y en proporción creciente en torno al coloso de Tarragona. Yo mismo crecí y viví en la provincia de Barcelona, a una distancia de la estatua no excesiva en km., sin enterarme de su existencia hasta ese momento. Pero si es así, si ya se ha escrito tanto en la red ¿para qué añadir otra más sobre un tema tan conocido y comentado? ... 
Si algo he notado yo en todo lo publicado sobre ello, es la diversidad de datos, unos aquí y otros allá, unos breves y otros extensos, y no todos correctos. He querido dar una visión integral del tema, lo más completa posible y en un solo lugar (también en la red) que tenga todo o casi todo lo más o menos conocido sobre la figura de nuestro querido robot en aquel apartado lugar, detallada en todos sus aspectos, y no solo en los principales, además de contextualizar algo más los porqués y la casuísticas de un hecho tan bizarro, añadir algún detalle y, sino descubrir nada del todo nuevo, sí al menos resumir y organizar. Lo fundamental ya fue expuesto en mi libro, dedicándole un lugar especial y un resumen que estuviera en consonancia con mostrar que la existencia de tal figura gigante era una muestra más de la fuerza, de la enorme fama alcanzada por la serie en aquel 1978, que trascendió a los entusiasmados niños para llegar a los adultos, y esta vez no para mal.


Datación ( y pequeña historia del origen)

La idea la tuvo el empresario promotor de la empresa Fontscaldetes S.A., siguiendo la estela del mismo género de ocurrencia que había hecho erigir un cuadro representativo en sendas estampas de Heidi o Marco ( la primera en otra urbanización, Mas Altaba, y el segundo en esta misma) y que había, no obstante, imaginado un destino más grande que el meramente decorativo y atrae-niños de las nombradas figuras, mucho más pequeñas, de la niña de los Alpes, su abuelo, Pedro el cabrero... o de Marco con Peppino, Fiorina y compañia. Ya se sabía la causa de encontrar por aquellos lares figuras de los dibujos de la tele: un gancho publicitario.
Pero desde el principio en internet se especuló con las fechas en que se erigió el monumento a mayor gloria del héroe mecánico, de lo que pasó con el proyecto que le daba carta de naturaleza o de si esto o aquello, ya que , más allá de su uso (veraz) como estrategia publicitaria se llegó a decir, por ridículo que suene ahora, que era un reclamo para atraer a un punto de venta de vegetales (deducido del hecho de que en el cartel cercano al lugar que se elevó para anunciarlo la figura de Mazinger -tal y como se había dibujado- parecía sostener un cesto de frutas y verduras). 
Foto de la 1a epoca
Con respecto a ese asunto de la fecha, se ha especulado con varias. El vídeo contemporáneo al emplazamiento de la estatua, el más antiguo, sobrevive aún hoy día en Youtube, alternando el color rojizo de las fotos de la época que expone en presentación junto con las imágenes de pobre definición de las cámaras "tomavistas" de entonces (y para colmo grabaron en un día nublado). En él se sobretitula que la figura data de 1976...  ¿Del segundo año de Heidi en TVE? Es obvio que es un error.

Otra fecha difusa y sin concretar que corría -y corre- por la red es que la erección de la "estatua" se produjo en "los años ochenta", o "en los primeros años ochenta"... Ya me he referido en este blog al hecho de que todo lo antiguo, lo "vintage", que se pueda imaginar hoy día parece relacionado todo lo más con esa década, llegando hasta a incluirse Heidi, Marco, Vickie, Maya o el mismo Mazinger Z en libros recopilatorios de la infancia "ochentera". De nuevo, error. Y en este caso, doble.
La figura de Mazinger Z de Tarragona podría haberse puesto allí en el propio 1978, mientras las aventuras del robot aparecían cada sábado en la tele, esa primavera-verano. Podría. Pero no fue así.

Las visitas a los terrenos
La figura es un hecho más que dejó la estela de fama del gigante fotoatómico y por tanto, se da algo más tarde del momento de su emisión en TVE, más allá incluso del lapso que va desde su supresión de la parrilla televisiva hasta el final de ese año. El Mazinger de Tarragona es del año en que la serie reapareció en la pequeña pantalla, en invierno y en plenas fiestas, por breve que fuera a ser ya entonces su pervivencia, es decir, es de 1979. Los motivos de esa "tardanza" se deben a que en 1978 la urbanización estaba recién comenzando a serlo, y la troupe de Marco también apareció allí un año tarde respecto a su presencia en la tele... El caso es que, entre unas cosas y otras, la primera vez que la figura proyectó su sombra en aquel pinar data de cuando justamente se cumplía más o menos un año de la emisión de la serie en TVE, en la primavera de ese 1979.
Por si alguien duda del dato y quieren afinarlo, baste referir la publicación en la prensa de entonces, concretamente en La Vanguardia, del anuncio promocional del proyecto, que resumía en un conocido cartel aparecido a toda página, antes de que llegara a realizarse el prometido y verde parque recreativo, el 8 de Abril de 1979. Para esa fecha ya estaba plantado el coloso...pero nada más. Para suplir la imagen de terraplén desolado que más de uno y de dos pudiera tener y para distraer, se programaron sardanas y castellers a cargo de conocidos grupos de cultura popular para la "inaguración" , anunciada para el 1 de Mayo de ese año.


Sigamos con datos. Para acercarnos a hechos de aquel pasado, que puede que no sean grandes hitos históricos para la generalidad pero que sí lo son para las pequeñas bíografias anónimas de los que vivieron aquellas anécdotas como momentos importantes, o al menos entrañables,  hemos de superar la confusión de datos de los recuerdos contradictorios e imprecisos de este y de aquel, del "me dijeron" y del "creo", y buscar algún punto de apoyo en alguna fuente fiable. A poder ser, un testigo.
Los datos que expongo en el libro y en estas líneas sobre "el Mazinger de Tarragona" vienen de uno de ellos. No se trata del promotor que ideó la cosa, por desgracia, sino de alguien que fue cercano a él. Hablo del director técnico de la urbanización, Josep Maria Rovira que, en el programa de Televisió de Catalunya (TV3), Espai Terra, el 3 de Mayo de 2013, expuso brevemente cosas que fijan especulaciones, desmienten otras y añaden alguna más:

* El origen de la idea: la figura se elevó como estrategia promocional para la venta de parcelas en un terreno que se iba a urbanizar. En eso comparte finalidad y destino con el conjunto de figuras de la serie Heidi en otra urbanización, situada esta vez en otra província, Girona, pues Mas Altaba pertenece al término municipal de Maçanet de la Selva. Aquí en Mas del Plata, perteneciente a Cabra del Camp, Tarragona, se ubicó en el año en que se comenzó a urbanizar la zona, en 1978, el grupo de figuras de la serie Marco. Y Mazinger no fue el último protagonista de aquel bosque, pues al año siguiente, 1980, elevaron un poco más arriba el castillo de Ruy, el pequeño Cid, que allí sigue, algo destartalado.


* El tamaño:  en internet, y fuera de él, se ha dicho que la figura de Mazinger Z medía esto y medía aquello. Se ha calculado su altura a ojo de buen cubero o por apreciaciones personales poniéndose uno en la foto al lado y calculando la proporción, o se ha leído que si tiene 12, 15 metros, 8, 18 o hasta 20...La figura tiene aproximadamente 10 metros. Y esa magnitud es algo más de la mitad de la "calculada" en los años posteriores a la fama setentera de la serie, en los ochenta y sobretodo en los 90, cuando alguien fijara que el Mazinger "real" mediría unos 18 metros. El de Tarragona pues, no está hecho "a tamaño natural"...

* La factura (entendiendo por factura tanto la fabricación de la figura como el coste de la misma, la factura contable): Aqui hay tres asuntos... A saber: para hacer realidad la idea, en primer lugar había que pedir permiso a la productora, es decir a Toei Doga, a los japoneses, vamos, y así lo dice Rovira. En la red se ha sostenido en algún caso ( normalmente no se entra en esas honduras) que a quién realmente se pidió licencia fue a BRB Merchandising, licenciataria de la serie en 1978. Cabe pensar en una tercera opción y es que se pidiera licencia a Toei a través y con el contacto de BRB, que aparece en la letra pequeña del cartel promocional. De ser así, esa licencia supuso un coste. Y hablando de costes, en el mini reportaje emitido dentro del programa Espai Terra, Rovira afirma que costó 10 millones de pesetas de la época, verdaderamente una fortuna que, salvo error de quién lo afirma, nos muestra la confianza en el tirón del robot como gancho para sus proyectos como promotor.


Pero...¿ quién iba a construir un robot gigante? ¿con qué material? ¿dónde?... La respuesta la da también Josep Mª Rovira, al menos en parte, porque refiere "una empresa que fabricaba barcos" como la encargada del extraño encargo. Afina más el dato indicando que esa empresa estaba situada en El Vendrell, Tarragona. Pero no dijo más. Poco tiempo después se afirmó desde varios artículos, comentarios o citas en webs, blogs y demás, que se realizó en Fibrester S.A., "empresa especializada en la fabricación de todo tipo de piezas en resina de poliéster reforzada con fibra de vidrio, usadas en construcción, agricultura, industria, náutica o parques acuáticos...". Pero Fibrester está radicada en Bellvei, no en El Vendrell. ¿Tuvo también sede en El Vendrell en aquel año? ¿se equivocó la memoria de Rovira? En realidad, ambas poblaciones no distan más de 2 km. la una de la otra. Quizás lo dijo en sentido amplio...Parece apoyar el dato el hecho de que una internauta espontánea (en los comentarios de uno de los tantos artículos sobre la "estatua" en internet), afirmó que su tío, un tal Manolo González Guardado, trabajador de Fibrester, tomó parte en la obra, y que había visto fotos de él subido en un andamio a la altura de la cabeza de la figura...




En palabras de Josep Mª Rovira, la cuestión del Mazinger llevó a hacer muy complejos trámites y todo un proceso de construcción, pero, al parecer, estaban muy determinados a culminar la tarea y así lo hicieron. Tal tarea debió de consumir todo el presupuesto para promoción o la mayor parte, ya que fuera del imponente robot, no había nada más en medio de aquel pinar apartado, ya que de lo que se trataba era precisamente de la venta de las meras parcelas o terrenos, que no había nada edificado aún. Nada, ni un esbozo de las proyectadas instalaciones que comprendían canales, piscinas, pistas deportivas, jardines...estaba ni siquiera representado sobre el terreno. No obstante, la afluencia de público se produjo, y con ella la venta de terrenos. Los altavoces colocados dentro o cerca del coloso haciendo retumbar el aire con los gritos de guerra de la serie, resultaron a la postre suficiente atractivo para que más de un crío le pidiera a sus padres tener una casa cerca del Mazinger. Misión cumplida.



Ubicación

Antes de referirme a la localización de la estatua de Mazinger Z, la única existente en el mundo, es preciso referirse a una  cuestión en la que se enmarca y es determinante para que la obra llegase a existir: en los años 70 del pasado siglo, un fenómeno urbanístico se extendió  sobretodo por las regiones relativamente cercanas a grandes núcleos de población, con muchos emigrantes de otras zonas del país, la costumbre y proyecto familiar de la adquisión de una segunda vivienda, que sirviera de escape para fines de semana y vacaciones varias de la familia trabajadora. Más que de una segunda residencia, al alcance de muy pocos, se ha de hablar de la compra del terreno para edificarla algún día, poco a poco y ladrillo a ladrillo, con lo que las vacaciones y días de asueto iban a tener un largo prólogo de años de trabajo de construcción ( muchos de los cabezas de família compradores solían ser albañiles de profesión), en los que los adultos de la família seguían trabajando duro los fines de semana, mientras los niños correteaban por parajes desolados, cerca o alrededor de pinares, sobretodo en la zona mediterránea (por suerte para ellos). Así, por un módico precio, y a plazos, se adquiría eso que supondría el haber prosperado y ganado estatus.
Por unas 200.000 pesetas adquirió una parcela Amelia Eslava, extremeña residente en Cataluña, que cuando  recordaba todo esto era la presidenta de la asociación de vecinos de Mas del Plata. Ella fue una de las víctimas del "entusiasmo arrollador de sus criaturas" por pasar los día libres al lado del Mazinger Z , lo que le llevó a ser vecina de la urbanización, una de tantas en esa zona de Tarragona, despoblada en los años 70.

La urbanización se encuentra en la extensa zona montañosa de Tarragona, en la zona limítrofe con la província de Barcelona. El paisaje está lleno de montes bajos llenos de matorral y pinares, extensos pinares que delimitan el horizonte. Más cerca de Tarragona sobre el mapa, pero realmente muy cerca de la costa sur de Barcelona, lo que la hacía atractiva para un viaje en coche, relativamente largo (algo menos de 2 horas según el punto de procedencia y los atascos) de las ciudades más pobladas. Pero para esos paletas ( albañiles en catalán) que se enfrentaban con optimismo al trabajo de años que tendrían en la parcela, el trayecto sería visto como relativamente corto. 

Un iconito de "monumento" en los mapas virtuales
La única forma de llegar es en coche, ya que un tren dejaría muy lejos en cualquier caso, y en bici sería un esforzado camino de horas, cuesta arriba si se viene de la zona barcelonesa, con una pronunciada y extenuante cuesta en el macizo del Garraf. Es más factible el acceso en moto, y de hecho se ha convertido en una ruta habitual, casi clásica, de los moteros de la zona, modernos emuladores de Koji Kabuto en moto. Pero estos con casco.
Lo que resulta llamativo de la fama de la estatua, es que los visitantes la han colocado ya hace años en las aplicaciones GPS en una ruta que lleva hasta los mismos pies de la misma, y por otro lado en el fabuloso Google Earth con el símbolo de monumento, porque es visitada como tal, como el monumento más destacado de la zona.


El lugar es en realidad un descampado, un pequeño claro enmedio de un pinar con forma de D mayúscula, en el que el Mazinger estaría en el centro del hueco de la letra, rodeado de casas bajas con valla de obra alrededor. Se llega a él por un camino de tierra, superada una rotonda y un tramo de asfalto en muy mal estado,  gris claro y cuarteado, sobre el que no se ha hecho mantenimiento quizás desde la misma época de Mazinger en la tele. Si se viene desde Barcelona lo más habital es entrar por ese camino lateral a la estatua, quedando a la derecha de la misma cuando uno la ve por primera vez. Para salir, uno la deja atrás por un camino central y más amplio que hay frente a ella, el mismo que suelen usar para llegar los que vienen desde la zona de Tarragona, desde el sur.
Camino lateral en rojo, camino desde el sur en verde


 Extracto aquí el Cómo llegar a la estatua de Mazinger Z de Tarragona que mejor y más conciso me ha parecido, de cuántos pululan por la red :

El modo fácil es poner en el navegador GPS “Mas del Plata” (al menos en el Tom-Tom aparece), pero si no queréis depender de estos cacharritos, lo más sencillo es dirigirse hacia Tarragona y buscar el desvío hacia la AP-2, y un a vez en la AP-2 tomar la salida 10 hacia el Pont d’Armentera. A mitad de camino hay una salida a la izquierda señalizada hacia Mas del Plata. Una vez allí habrá que cruzar un par de rotondas despacito, que hay muchos baches, y tras la segunda estar atentos al lado derecho de la calzada. Lo veréis erguirse entre los pinos.

Desde que se levantó en 1979, el Mazinger reina en un pequeño terraplén, lleno de tierra color arena, ese color dorado suave. Es una gravilla fina, de esa que levanta polvo por poco que muevas los pies al caminar. La extensión de ese claro, de piso muy irregular, no es  mucho mayor del que ocuparía alguna de esas feas rotondas que ocupan nuestros nudos viales. Doy estos detalles porque esta quiere ser una "guía" para aquellos que les gustaría hacerle una visita al Mazinger, pero que por distancias, por dejarlo para algún día o por la razón que sea, nunca lo visitarán. La sensación que uno experimenta cuando se acerca es el buen tamaño de la figura que te obliga a mirar hacia arriba, la mires desde donde la mires. Al tocarla ( el tacto es liso y suave) uno se queda al lado o en medio de dos robustas piernas y al darle la vuelta uno encuentra en la izquierda, medio cubierta, medio descubierta mostrando escombros de cemento de cuando se tapió, una portezuela a la medida de un niño de unos 8 años, que daba acceso al mirador de la rejilla de la boca del gigante. 
El mirador-rejilla, inaccesible hoy día
Los rumores que han circulado sobre que si se cayó un niño, hasta que se mató una niña (!), son probablemente eso, rumores. En cualquier caso no queda constancia de que haya ocurrido nada grave, pero la puerta de acceso a la figura hueca hace mucho que no se usa.
Uno gira y gira, se apoya y mira arriba e piensa en lo que hubiera disfrutado de haberla descubierto de niño, cuando Mazinger estaba en la tele, imaginando que los pinos eran  los abetos de las montañas Fuji...

 La sombra que proyecta, gira con el día como un reloj solar. Las peregrinaciones son constantes. Es difícil estar a solas con el coloso mucho rato, sobretodo en fin de semana o festivo. Cuando yo la visité (gracias a la deferencia y generosidad de mi querido cuñado Jan), dentro de unos días hará dos años, se me adelantaron en llegar hasta sus pies un motero y su novia, ambos cuarentones. Y antes de que me fuera, una familia desde el niño a la abuela llegaba a ver al Z y a fotografiarse con él. En medio de esas dos escenas, un vecino del lado derecho de la estatua nos observaba desde la valla de su casa, con la ceja ligeramente enarcada, mirando a los turistas de reojo, pero con una actitud en nada hostil, aunque quizás curiosa y algo cansada, después de años de turismo mazinguero ¡desde que la urbanización existe!, no olvidemos que las obras de las esas casas se desarrollaron con el robot de Kabuto como testigo... 
No cabe duda que eso es lo que da vida a aquel lugar apartado, y no es dificil imaginar que ya es parte del paisaje la legión de visitantes que nunca dejan de llegar en pequeños o grandes grupos, más bulliciosos o más tranquilos, formen equipo, pareja de hecho, de pádel o running o sean simples domingueros, se acuerden más o menos del robot de la tele o solo les suene... siempre llegan visitantes.

 Cuando ya nada más puedes hacer, después de que uno ha dado ya las suficientes vueltas y se ha alejado y acercado para haberla visto desde todos los puntos de vista  posibles en ese momento, en mi caso tras un buen rato, uno se dispone a irse y sabe que aunque vuelva, si vuelve, aquel testigo mudo de toda una época se queda al sol y al viento como siempre, y , de seguir así, quizás nos sobreviva a los niños del 78, cuando aquel bombazo televisivo que tanto disfrutamos esté olvidado. 
El vídeo (de Jordi Monedero) muestra como era antes: podemos ver el alerón del planeador/pilder caído y las marcas del tiempo y el vandalismo, pero más acorde con los colores originales de la serie :

video



El modelo

Resulta llamativo que la figura esté tan bien elaborada, a pesar de que la realizaran personas que, sí bien eran expertas en  su trabajo y en el manejo del material del que está hecha, una "aleación" de resina y fibra de vidrio, lo eran para otros usos, no para la fabricación de figuras gigantes de un dibujo animado. Y es llamativo porque si uno se imagina la naturaleza del encargo que recibieron, de fabricar a gran tamaño el robot de la tele, se puede imaginar la cara que se les quedaría a los operarios que tuvieron que ponerse manos a la obra en algo que nunca hubieran imaginado pero que no acogieron finalmente de mala gana, a juzgar por los resultados.
El Mazinger de Junior-Grijalbo, modelo en forma y postura
 ¿De dónde sacaron el modelo para copiarlo a determinada escala? No lo sabemos porque no se ha explicado en detalle qué dibujo miraron ni quién lo proporcionaría o dibujaría. Pero si uno se fija y piensa un poco, da con la respuesta. Sabemos que España fue el primer país de Europa que emitió Mazinger Z fuera de Japón, y que fabricó merchandising propio, que se empezó a comercializar desde el principio de la emisión. Y cuando digo "propio" no es un modo de hablar, porque me refiero a los cómics de Editorial Junior, o los "libros Grijalbo" como se les suele conocer... Esa constituyó la versión patria, la versión hispánica de Mazinger Z, reproducida aquí y allá en muchos de los objetos  que se vendieron  y que ...también acabó siendo el modelo de un caro homenaje al robot que arrasaba en popularidad en España : fue el 2º modelo de Mazinger de Ediciones Junior para las portadas de sus libros 3 al 6, en el que se basaron para hacer el Mazinger de Tarragona, hasta para la postura. No tenemos los bocetos o planos del diseño, pero esto da una idea de cómo pudo ser:
Modelo informático realizado por Alejando Soriano
Hicieron un buen trabajo, y no solamente en lo estético, sino en cuanto a la elección, uso y tratamiento del material, en la solidez y el anclaje de la estructura. Y hablando de estructura, si la figura iba a ser de un material pesado en su conjunto, por su tamaño, pero de cierta ligereza por la materia empleada, necesitaría un anclaje sólido que lo mantuviera erguido y le diera estabilidad. La solución fue montar la figura hueca sobre un esqueleto metálico de acero, formado por viguetas soldadas y anclado en cemento. Y lograron el objetivo porque ahí sigue...
Vistas de la estructura interna del Mazinger de Tarragona
La acogida en España de Mazinger Z fue un hito generacional que tuvo incluso su propia versión artistica. Pues bien, el Mazinger de Tarragona no es solo un resto vivo de su paso por una experiencia colectiva que hoy es memoria colectiva, sino que es también una reproducción a gran escala de la versión gráfica española, que lo asimiló en  en lo estético más allá de los patrones de los animadores de Toei, creando una versión propia. Y así, todo quedó en casa.

El tiempo.Las restauraciones

Ha pasado mucho tiempo,-¡36 años!- y la figura se encuentra a la intemperie. Esos dos factores juegan en contra del único vestigio que queda en pie en España ( y en el mundo, de paso) de lo que ocurrió a los niños españoles en 1978, porque los demás son recuerdos intangibles. 

No obstante el tiempo (el atmosférico también) es un factor que todo lo agrede y desfigura. La figura tiene las marcas de chorreo de haber soportado 36 años de lluvias, de polvo incrustado y desperfectos aquí y allá. Aún así, su aspecto general es bueno. Cuando yo acudí a verla, el alerón del planeador estaba caído hacia un lado y , como está en lo más alto, dí por hecho que así se quedaría ya para los restos, porque...¿quién se iba a subir allá arriba para arreglarlo? Pues a fecha de hoy, está arreglado...
Esto último me da pie para introducir un asunto curioso: el de las restauraciones "espontáneas" de la estatua de Mazinger Z de Mas del Plata.
Repintada...y vuelta a garabatear
Durante los años que lleva allí, no todo el que ha llegado al descampado la ha respetado ¿quién es este gigantón? Mazin-¿qué? ... Al estar en dominio público y sin vigilancia, los vándalos que consideran que lo público no es de nadie y , si acaso, suyo, la llenaron de grafittis y pintadas en la zona accesible, es decir, las piernas. Desde las marcas de spray hasta el "Paco quiere a Loli"o el "aqui estuvieron pepe y juani" garabateado o rayado con objeto punzante, aparte de las marcas de suciedad o golpes al subir a los pies, el gigante ha aguantado lo suyo sin decir nada. Pero... al cabo de un tiempo las piernas eran repintadas, lo cual era fácil de ver por la diferencia de intensidad y tono del color. ¿Repintadas? ¿por quién? No solo se gastaban dinero en pintura, a veces hasta metalizada, sino que además no se salían ni un ápice de la raya... Y ese mantenimiento se ha ido repitiendo durante años...
¿Habían sido los vecinos, celosos de su monumento particular? ¿o más bien fans nostálgicos que no podían soportar el ultraje? No hay una versión contrastada, al menos que yo sepa, pero me inclino a dar la razón a los que dicen que son los vecinos...al fin y al cabo es su tesoro. Y como un tesoro deben de ser para alguien las figuras de Heidi, Marco, el abuelo o el mono Amedio, puesto que hay rumores creíbles sobre que alguien se las llevó, algún día ya lejano. Porque el Mazinger es muy grande y pesa mucho...que si no...
El tesoro de una urbanización habitada, sí, pero abandonada por la administración desde siempre. En un artículo publicado el 7 de Septiembre de 2014, en el Períódico de Catalunya, se describía la situación de la zona, con amplias zonas sin asfaltar o con el asfalto en mal estado, mal iluminada de noche, llena de charcos, basura y matojos, abandonada a su suerte aún siendo mayor y más poblada que el término municipal al que pertenece, Cabra del Camp. Son las consecuencias del desarrollismo desregulado o informal de los años 70, ya que el ayuntamiento nunca recepcionó las obras y ahora aquello es un pueblo sin servicios. Como dice el artículo, Mazinger lo ve y "aprieta los puños"...

A pesar de que el Mazinger recibe mejor trato en su mantenimiento que la urbanización donde se ubica, la última restauración que ha recibido, realizada en el verano del 2014, ha trastocado la figura, al haber sido alterados los colores originales, "oficiales" de la serie. La rejilla de la "boca" ha sido pintada de negro, el cuello de azul celeste, el mismo con el que se han repitado las piernas y el rostro, reproduciendo el viejo error de la coloración original de la figura ( de un gris azulado oscuro) y del cartel publicitario, error que ahora es aún más visible. Y los pies son ahora negros. No dudamos de la buena intención y la voluntariedad del gesto que ha aparejado también reparaciones como la del citado alerón, la de la puerta trasera de la pierna izquierda y un repintado general, pero es una pena que se haya alterado así la obra original ( los colores de la tele) ¿Podrá esto arreglarse? Espero que algún día me lean, señores de Mas del Plata... 

Un vídeo final (de Cóndor a vista de pájaro), muestra el estado de la figura actualmente, con los desperfectos arreglados, pero con un repintado (**) que ha equivocado varios colores:

video
 
Imagen más actual del Mazinger de Tarragona
Para finalizar, cito un extracto de ¿Qué tiene de público el arte público? del crítico Octavi Rofes, sobre si el Mazinger de Tarragona puede o no considerarse obra de arte:

"(...) La carcasa del robot no era, por tanto, más que una extensión tecnológica del cuerpo de Koji Kabuto, el coprotagonista preadolescente y alma de Mazinger, una extensión análoga a la que, para las familias del Mas del Plata, podían representar las «carcasas» del automóvil, de la arquitectura de la segunda residencia, del jardín, la piscina y la barbacoa, o el conjunto mismo de la urbanización que, por la presencia del monumento, transportaba al escenario mítico de la lucha contra las fuerzas del mal para conseguir un mundo mejor. El Mazinger es, por lo tanto, un elemento común en el paisaje, en el imaginario y en los horizontes morales de las familias de la urbanización, un mediador que transforma el entorno: lo moderniza, lo internacionaliza, lo infantiliza, lo vuelve ficción, lo dota de una épica de baja intensidad, construye, en definitiva, a su alrededor la cultura «ociocéntrica» de la segunda residencia. Todo esto parece bastar para justificar su carácter público, aunque sea en el grado más bajo, como catalizador de microasociaciones efímeras entre un conjunto reducido de familias que han pasado a compartir algo más que un espacio, la distancia con las grandes obras públicas que definen la pertenencia a una nación no supone más que un cambio de escala. De todas formas, difícilmente encontraremos el camino para convertir el Mazinger también en una obra de arte..." 

Aunque el sr. Rofes no lo considere obra de arte, y al margen de este tipo de consideraciones críticas, está claro para una inmensa mayoría que sí obtendría convalidación para serlo, porque, al margen de las circunstancias y razones por las que fue creado, el Mazinger de Tarragona conecta de una manera etérea con el imaginario colectivo de toda una generación y es testigo y muestra de una experiencia colectiva que resiste las tentativas racionales de reducirlo  a mero reflejo de la fama efimera de una serie infantil que fue especial para un gran, aunque limitado, número de personas. Fue puesto ahí para atraer, y atrajo. Y hoy sigue atrayendo. Y... la capacidad de revelar o conectar con experiencias internas del ser humano ¿no es una de las características del verdadero arte?

En cualquier caso y sea como sea, a diez metros sobre el suelo se alza la prueba fehaciente de la pequeña revolución que ocurrió en la tele la sobremesa de los sábados, para los que tuvieron la suerte de ser niños en aquellos días de 1978, la prueba para quién desprecie o sea escéptico de la intensa y entrañable fama de Mazinger Z en este país, aunque esa evidencia esté en medio de un apartado descampado... 

ACTUALIZACIÓN:

En julio de 2015, por acuerdo en el Ayuntamiento de Cabra del Camp, siendo su alcalde el sr. Miguel Castañón, se decide dotar de mejor urbanización al lugar donde se encuentra la figura de Mazinger Z, con el inicio de la construcción de una plaza, cuya primera piedra se coloca el 1 de agosto, con la presencia del cantante y compositor Alfredo Garrido García (quien compuso e interpretó las canciones de apertura y cierre de la versión española de la serie en 1978 y cuyo nombre llevará la nueva plaza). Para la ocasión, en un remedo lejano a aquella inaguración de 1979, en ese acto se organiza conjuntamente el 1er encuentro de la Asociación de amigos de Mazinger Z, con carpas de venta de venta de objetos de la serie, actuaciones musicales y proyección de episodios de la serie, y con algunos de los que fueron niños entonces reunidos en torno a la figura del que fue (y aún sigue siendo) su héroe...
Treinta y siete años después de la emisión española de la serie (y 36 después de la erección de la figura)  hay una placa que le da al lugar el nombre de uno de los que participó con su voz en esa versión, hecho que queda como testimonio físico del impacto de una serie de dibujos animados muy especial para toda una generación...



 



**ACTUALIZACIÓN 2:

En los últimos días de 2016, y gracias a la iniciativa de la Asociación de Amigos de Mazinger Z, que por cuestación popular consiguió los fondos para pagar una grúa móvil, se pudo al fin alcanzar el anhelo de los fans añejos: repintar la figura para así poder ver a Mazinger con los colores de la serie de TOEI, tal como lo conocimos en la tele y el merchandising de 1978. Gracias a todos los que colaboraron para hacerlo realidad y al actual alcalde de Cabra del Camp, Miguel Castañon.


 











 Quién sabe si por un cabreo de Irán o Corea del norte, todo fuera destruído por una guerra nuclear, y , igual que en la escena final de El planeta de los símios, la estatua del Mazinger de Tarragona fuera el único vestigio de que una vez hubo vida en la tierra... 

Y perdónenme el apocalíptico final... (  que espero solo lo sea de este texto) ;)

Los pósters de esta publicación: 

PRÓXIMAMENTE: ¡PECHOS FUERA!. La frase que nunca pronunció Sayaka, vídeodocumentado.

2 comentarios:

Zub dijo...

Yo estuve en 2009 y 2013. Me alegra ver que la han repintado, aunque se hayan tomado licencias con los colores.

La verdad es que el lugar es un paraje bucólico, que intensifica la solemnidad de la visita. El efecto no sería el mismo si Mazinger estuviera en una plazoleta de un pueblo o ciudad...

Reyna Bel dijo...

Hola!!, saludos desde México, vine a dar a este block p por el afán de investigar más detalles sobre el héroe de mi novio, agradezco mucho el detalle en la descripción ya que como comentas, veo muy difícil la posibilidad de visitarlo en persona algún día por la tremenda distancia, espero que todos loa fans de Mazinger sigan conectados con él y le sigan dando fuerza vital para que siga vigilandolos de pie, es maravilloso que no dejen a este héroe disolverse en el tiempo y solitario, sigan así ustedes tienen la misión de preservarlo para las generaciones venideras 😘