viernes, 29 de mayo de 2015

Nº 14- LOCALIZACIONES. EL JAPÓN DIBUJADO EN MAZINGER Z.

Hola a todos. Tras un tiempo sin publicar, vuelvo a la carga.

En las razones más que probables que hubo para la demora de la venta internacional de la serie Mazinger Z, está una que tiene que ver con el hecho de que la serie era un producto muy local
Me explico: en la mayoría de las series de animación que habian sido exportadas anteriormente desde finales de los años sesenta y principios de los años setenta, el tema del que tratase la historia y los lugares de desarrollo de la misma era, o bien indeterminado y polivalente o bien centrado en la literatura y estética europeas o cercana a las ficciones que podría tener cerca un europeo/americano. Salvo en los largometrajes animados sobre temas del folclore o la tradición asiática, la acción de la series de animación (para televisión) de producción nipona que se empezaban a comercializar y por tanto a conocer, primero en Europa y después en América, estaban centradas en historias reconocibles por el público occidental por ser su concepto y ambientación intercambiable y no basado en items propios de Japón como paisaje y cultura, cuando no incluídos directamente en la estética, los valores y los paisajes occidentales, como las series del espacio World Masterpiece Theatre, de Nippon Animation, espacio para recrear en forma de anime obras famosas de la literatura occidental, en el que se inscriben Heidi, Marco, El perro de Flandes o  Las aventuras de Tom Sawyer, por citar las más conocidas. Además, cuando por fin se decidieron a exportar la serie, la censuraron un poco en aquellas escenas que pensaron que podrían herir sensibilidades extranjeras, incluso aquellas relacionadas con la superada guerra mundial y el nazismo, y cortaron segundos de aquí y allá del episodio 40 para dejar fuera los saludos brazo en alto de los soldados de la cruz de hierro...
Mazinger Z y la conocida obra de Hokusai

El escenario de la acción, tan japonés, que pone en el argumento a un monstruo gigante, o daikaiju, que amenaza a las ciudades niponas, o que al final las acaba defendiendo de otras amenazas, que inició la famosa película de los estudios Toho, Godzilla (1954), no se conocía en la animación como paradigma argumental hasta las series de robots colosales, de la que es inicio fuera de Japón Mazinger Z, aunque dentro haya otras que le precedieran.

Mazinger Z transcurre en Japón, sus principales personajes son japoneses (al menos, los protagonistas buenos) y "sucede"en un tiempo coetáneo, contemporáneo al espectador, aunque en un espacio tecnológico fantástico. Los lugares son nombrados o asimilables a localizaciones reales de las islas japonesas, y el centro de la acción, el instituto tecnológico que abriría el paradigma para el resto de series que le sucedieron en su subgénero, estaba nada menos que en el centro emblemático, simbólico, sagrado y cultural de Japón: en los alrededores del monte Fuji (Fujisan)


Y no solo en el centro imaginario colectivo, sino también en la parte central del país, en el centro de la isla central -y la mayor- del archipiélago japonés (Honshu), en su bahía central -al menos, una de las dos centrales- en el mismo centro de Japón en todos los sentidos, obviando a Tokio, que aparece de forma residual.
Prefectura de Shizuoka, centro de la acción

Pero centrémonos, y nunca mejor dicho: la acción es situada sobretodo en la prefectura de Shizuoka, área de influencia de la zona del Fuji. Si trazásemos un círculo imaginario ancho y largo, que englobase los alrededores boscosos del monte Fuji hasta el mar, ahí tendriamos la mayor parte de los escenarios de la serie.

Los lugares de la acción

 Quedamos pues en que el escenario principal esta delimitado entre el denso bosque de la zona montañosa  que rodea al  Fuji y el mar, en un territorio que, para hacernos una idea de como es, se asemejaría a una herradura, una ancha herradura cuya parte vacía sería el mar, el que baña las costas que forman la bahía de Suruga.
Desviación a Kawaguchiko
Cuando comienza la serie nos encontramos con que Koji y Shiro viven en una gran casa donde son atendidos por su asistenta Rumi. En esa casa, en una urbanización junto a un pequeño bosque, pero próxima a un centro urbano, comienzan a darse los acontecimientos que marcan el inicio de la serie, y la primera muerte causada por las ambiciones de Infierno, la de la nombrada Rumi.  La llamada de socorro la hace el abuelo desde su villa, en uno de los lugares más conocidos y significativos de Japón, el bosque de Aokigahara, llamado "el mar de árboles" y del que hablaremos luego un poco más. Este bosque se encuentra al noroeste de la zona del Fuji, junto al lago Sai y lindando con la prefectura de Yamanashi y no está cerca de la residencia de los muchachos, ya que tienen que viajar en moto cruzando a toda velocidad una autopista, con scalextric y túneles excavados en la montaña incluídos, cosa que denota que se adentran en zona montañosa. En un momento determinado, cruzan bajo un cartel de señalización que marca la dirección a Kawaguchiko, ciudad y área que es uno de los accesos más habituales a la zona del Fuji...se acercaban a la casa del abuelo en apuros. En esta carrera la serie retrata de manera fiel los accesos reales al Fuji desde la zona urbana.

A la izquierda, la Bahía de Suruga, acceso a la zona del Fuji. Centro, península de Izu


Detrás del monte Fuji, en su cara opuesta al mar...
En ese planteamiento inicial de los escenarios para desarrollar la historia, nos encontramos en ese mismo primer episodio con las instalaciones del Instituto de Investigaciones Fotoatómicas ( o Fotónicas), verdadero centro de la acción, al convertirse poco después en la base de Mazinger Z. Ese mastodóntico edificio se sitúa en una zona indeterminada de los bosques, al noreste, y está ligado al monte Fuji en más de un sentido: se halla encima del yacimiento de un nuevo metal muy resistente que se encuentra en los estratos de la época diluvial y de cuya fisión se extrae la energía que da nombre al Centro. Además, la forma del edificio remeda a la del propio monte Fuji: no podía estar más ligado a este símbolo de Japón y al propio país. No por cualquier cosa el nuevo metal sale casi del propio volcán, y no en vano se le llama Japanium.
Vistas del Fuji (créditos de Mazinger Z contra Devilman)


Si la amplia zona del Fuji en sus montañas, bosques, lagos y cuevas es la base de "los buenos", la de "los malos" es el mar... bueno, no el mar mismo sino la base móvil que de hecho es la fortaleza submarina Salude, que siempre se estaciona enfrente de la costa, siempre o casi siempre en algún punto de esa bahía de Suruga. Los dibujos convertidos en fotogramas retratan desde diversas perspectivas, con distinta luz según sea la hora del día o de la noche en que emerge frente a la costa, y según el estado del tiempo, puede incluso divisarse la cima del monte Fuji...
Una de las vistas posibles de la Bahía de Suruga, desde el periscopio de Ashler. Debajo, vídeo de acercamiento virtual a la bahía de Suruga y al monte Fuji (Spadoni Productions)

video

En los dos primeros tercios de la serie, son estos los escenarios principales. El Instituto Fotoatómico es atacado una y otra vez, pero no puede cambiarse la base de los luchadores contra el mal, ya que eso signicaría abandonar el yacimiento de japanium. Tampoco pueden ahorrarse los "malos" el largo viaje desde la ficticia isla de Bardos, en el mar Egeo, hasta la citada bahía. Hacen un par de intentonas de tener una base más cercana al enemigo, en el episodio 10, Dayan, el puño volador de hierro, en el que se intenta montar una base en una isla cercana; o en el 21, Duelo en Ghost Town, cuando la misma idea intenta materializarse en medio de la península de Izu, que delimita la misma bahía. 
 
La habitual arribada de la fortaleza Salude a Suruga


Incluso contarían como intentos parciales el del episodio 11, ¡Destruyan el Gran cañón Galen!, cuando el ataque se hace desde las mismas entrañas de las montañas Fuji o el caso del episodio 27 Operación para capturar a Afrodita A, cuando la base provisional de Ashler se localiza en lo profundo de un islote de la costa... 
 
Vista desde el corazón de las montañas Fuji

 
Vista real
 La base definitiva en Japón del cuartel general del Dr. Infierno, que tan lógica resulta a cualquier logística, no se construye hasta los episodios inagurales de la última parte de la serie, aprovechando una pequeña isla volcánica, situada enfrente de la bahía central a la que vengo refiriéndome.
Página de Mazinger Bible que muestra dibujos de las localizaciones de la serie

EL JAPÓN REAL EN MAZINGER Z

En este artículo no caben todas las localizaciones de esta parte central del Japón real donde "transcurre" la serie. No obstante, como pinceladas para ilustrar lo profundamente local que es Mazinger Z, puedo proponer las más llamativas, teniendo en cuenta que no están todas las nombrables, para remarcar que la serie está muy ligada al entorno natal de sus creadores.
Sentadas las bases (nunca mejor dicho) en el entorno del monte Fuji y en la bahía de Suruga respectivamente, podemos ver en el episodio 3, Operación para destruir a Mazinger Z, que, por evidentes razones prácticas, el personal del Instituto acerca al entorno del famoso volcán, al que va a ser el piloto de la magna obra de Juzo Kabuto, y se encarga de buscarle a él y a su hermanito una casa en las cercanías, casa que inagura Sayaka aprovechándose de su devoto Boss y su pandilla como brigada de limpieza. La casa, un "chalet" con principal y subterráneo, sede desde entonces del Hover Pilder o Planeador, está situada en un lugar indeterminado de la zona, lo suficientemente cerca de los dos Institutos, el fotoatómico y el de enseñanza, al que acude Koji. Respecto a este último, se decide en el anime de TOEI DOGA que Koji y sus compañeros no lleven el clásico uniforme abotonado hasta el cuello mao, que llevan los escolares japoneses, que sí sale en el manga, y solo en eso se alejan algo de sus referentes reales japoneses. En el episodio 6, Las dos bestias mecánicas del Dr. Infierno, tenemos ocasión de comprobar los referentes de la situación del Instituto  Fotoatómico respecto del monte Fuji, en unos sencillos dibujos que lo colocan ligeramente al nordeste de este último (en la ladera opuesta al mar), dibujo que se confirma con otro parecido, en el episodio 17.
Esquema del episodio 6
Plano del episodio 17
Como se irá viendo, el blanco de los ataques del Barón Ashler son los pueblos y ciudades de ese arco que forma la costa de la bahía de Suruga, unas veces en la orilla misma, otras veces más hacia el interior. Tal castigo permanente iba a ser causa de un conflicto con los habitantes de la zona que excitó convenientemente para sus intereses el doble personaje, transformado en una atractiva mujer en el episodio 7, La gran táctica del Barón Ashler, y con el chantaje del episodio 17, Holzon la bestia de las entrañas de la tierra. En ambos se exige el cese de la autodefensa y la dimisión del Dr. Yumi, director del Instituto.
 La costa, con una presencia paritaria a la de las montañas en la serie, es el escenario de muchas aventuras, como la del episodio 15, Operación tsunami de las bestias mecánicas, que se centra en un fenómeno muy local (tsunami = «津» tsu, puerto o bahía, y «波» nami, ola) y habitual en el entorno sísmico que son las islas japonesas, aunque en esta ocasión fuera provocado. Los temblores de tierra también fueron convertidos en ataque en el nombrado episodio 17, que nos da la ocasión de delimitar con nombres de lugares concretos, la zona alrededor del Centro fotoatómico, según se acerca a él el monstruo mecánico: son nombradas la zona de Gotemba y Gora, situadas en las inmediaciones de la zona del Fuji.
Pero cuando hablamos de las zonas del interior, la acción sucede no solo en la zona montañosa del volcán, sino en la vecina península de Izu, que delimita por el este la bahía de Suruga. Allí se sitúa el pueblo fantasma del Far West del episodio 21, Duelo en Ghost Town, que aunque no he localizado como instalación real, no sería de extrañar que lo hubiera sido, pues la península entera está llena de atracciones turísticas, algunas ya abandonadas, otras en pleno uso. Vemos aquí que los guiones de Susumu Tataku y Keisuke Fujikawa, no solo se ambientan en zonas reales de la geografía japonesa en este Japón central, sino que también recorren las instalaciones concretas o bien inspiradas en las reales que se podían encontrar como actividades ofertadas en la zona: ese pueblo fantasma del Oeste, es escogido como otro intento de base en el frente por parte del Dr. Infierno por estar abandonado. Hoy por hoy, se pueden encontrar instalaciones que lo están, en la cambiante oferta turística de décadas.
Pero no todos los ataques llegan a la bahía de Suruga: en el episodio 22, ¡Persecución en el abismo a la fortaleza Salude!, Balanger M1 ataca a los barcos guardacostas en la bahía de Sagami o Salami, contigua a la de Suruga. Aún así, el escenario no se desvia mucho del que voy describiendo. Volviendo a tierra firme, aparece en el episodio 23, La bestia Dam Dam, el ataque de la gran rueda, un yacimiento alternativo de japanium, además del del subsuelo del Instituto fotoatómico, que se sitúa en la ficticia Onigahara, por exigencias del guión, al que jamás se volvió...

El mismo volcán Fuji es el protagonista del episodio 25, Los tres hermanos Aeros, operación gran erupción, en el que se provoca una , que se acaba con el episodio, de manera que no arrasa la zona, casa de Mazinger Z. La última erupción real del monte Fuji, ocurrió en 1707, durante la era Hõei. Seguimos en el entorno del monte sagrado, cuando cerca de su ladera aparece el Brutus M3, en el episodio 30, ¡Shiro en peligro! ¡Avisad a Mazinger Z!. El hecho de encontrar oro en las montañas del Fuji procede de eras antiguas de la historia de Japón. Tal vez por eso Heisuke y Kenta no encontraron ya nada... El nudo de los sucesos del episodio tiene epicentro en esa zona montañosa, en particular en una antigua mina abandonada del Valle del Diablo. Pues bien, aunque suponga alejarse de la ladera del Fuji, la zona esté inspirada en el parque de Fuji-Hakone-Izu, concretamente en la zona más cercana a la nombrada Gotemba, entre Gotemba y Mishima, sobre Numazu. ¡Menudos viajes en moto se pegaban Boss y los muchachos! . Y hablando de Mishima, cuando el tricéfalo Gelbros J3 trae de cabeza a Mazinger Z en el episodio 32, volando de aquí para allá ante un impotente Koji que fuerza a su robot, la velocidad del monstruo volador le puso sobre esa localidad, y luego sobre Shimizu, ante el asombro del joven Kabuto. Pero volviendo a la enorme zona de Fuji-Hakone-Izu, hemos de nombrar el lugar adonde Ashler obliga a ir a Koji con Mazinger en el episodio 33, ¡Gran ataque aéreo! ¡Baras domina el cielo!, es decir, al Valle del Infierno ( no confundir con el del diablo). Se trata de un paisaje desolado de roca viva, modelada por las aguas y las emanaciones sulfurosas, dibujado como un acantilado rocoso desde donde despeñan a Mazinger a traición.
Vista de los lagos cuando los sobrevuela Mazinger Z
Pero el escenario central tenía que ser dibujado, y así en el episodio 36, La bestia disfrazada oculta en los cinco lagos, se retrata el cinturón de lagos del monte Fuji, a saber, el Sai, Yamanaka, Kagawuchi, Motosu y Shoji. Alguno de ellos se había visto sin nombrarse, como parte del escenario de otros episodios, pero aquí cobran el protagonismo debido. Y la historia tiene el halo misterioso del Japón más oculto, se nombran viejas leyendas y aparece una misteriosa anciana, que aquí diríamos que es alguien parecido a una bruja, cuando en realidad está inspirada en las presencias casi fantasmagóricas de las narraciones mitológicas niponas. Esa vez el monstruo mecánico acechaba en el mismo centro de uno de los corazones simbólicos del Japón antiguo.

De nuevo otro reto con lugar para la cita, para la batalla en el episodio 37, Mensajero de las tinieblas ¡la destrucción del scrander!, que se nombra cuando Ashler cita al coloso mecánico en la llanura de "Machigahara/Majigahara". No se encuentra lugar con ese nombre, salvo que sea Makinohara, al sur de la prefectura, muy cambiado para ser el claro en que es citado el robot protagonista con nocturnidad. De todos modos, estaba muy oscuro para distinguir... De todas formas, suena así en el doblaje. Si atendemos a la V.O., se oye algo parecido a Tenchigahara/Tenshigahara. Lo más probable es que se refirieran a un enclave situado en medio de los bosques del Fuji: Tenshigatake.
El gran episodio 39, ¡Lucha a muerte Salude, el mar ensangrentado!, nos hace un repaso de geografía nipona, cuando en la descripción de las zonas afectadas por algo tan común en Japón como los terremotos, se nombra al distrito de Kanto, la gran zona central de Japón que incluye a Tokio, zona que es contigua a la que nombramos como escenario de Mazinger Z. Un sesudo profesor, en un hotel del mismo nombre que el lago Yamanaka, afirma en una conferencia contra los terremotos, que la energía sísmica se ha acumulado "al suroeste de Hokaido, el distrito de Ou, Kanto meridional, en la parte este del lago de Biwa y en la parte sur de la península de Kií"...topónimos que designan lugares de norte a sur de las islas japonesas...en un solo episodio. El gran terremoto que acaba asolando Kanto, y Tokio, recuerda al del mismo nombre que afectó esa zona en 1923, catástrofe que ha quedado en los anales de la historia sísmica mundial.

En la primera batalla que lidera el recién aparecido Conde Brocken, Sayaka, Shiro y los muchachos se divierten en un parque de atracciones que bien podría ser contemporáneo a la creación de la serie, pues la gran zona turística que nombraba antes como parque Fuji-Hakone-Izu, estaba trufada de ellos. Aún hoy dia es así y a los que han quedado abandonados se unen parques modernos como el Fuji Q Highland, en la prefectura de al lado, la deYamanashi.
Pero llegamos a un episodio que describe un hecho que desde hace largo tiempo es lamentablemente caracteristico del bosque donde el abuelo Juzo Kabuto tenía su villa, que hace de paisaje de fondo a varios episodios de la serie: el bosque de Aokigahara. Una mujer abandona a su hijo en la zona, dejándolo en la puerta del Centro de Investigaciones Fotoatómicas, con intención de internarse después en el bosque para suicidarse. Aokigahara es también conocido como el bosque de los suicidas, de modo que la serie retrata aquí una realidad de la zona en que se desarrolla la acción. Si uno se escapa algo de los circuitos turísticos y se adentra en ese bosque, corre el riesgo de encontrarse con macabras visiones de cadáveres de suicidas colgando de los árboles o semiescondidos en la hierba, causando una impresión mucho más desagradable que las escenas macabras del manga o los ovas de otra obra de Nagai, Devilman... Terremotos y suicidios, Mazinger Z es retrato de Japón hasta en los hechos menos agradables de su realidad.
Y sobre sitios reales, el observatorio en la ladera del Fuji al que acuden Sayaka y Shiro, para reunirse con el tío de esta ( en el episodio 55: Operación Descenso por la ladera del monte Fuji), tiene inspiración real en el Observatorio Atmosférico instalado en allí en 1932, que fue dotado de radar en 1964 y que ha tenido pleno uso hasta hace unos años. Las posibilidades de esquí son reales también, durante el duro invierno japonés. Otra cosa es ver esquiar a Mazinger Z...


En fin, y para resumir, el escenario que va del mar a las montañas o de las montañas al mar, situado más arriba en el mapa, hace que los monstruos mecánicos se presenten en uno o en las otras (como en el episodio 47, ¡Heroico! Operación infernal W, en que se presentan dos, en ambos extremos del paisaje que delimito) y que cuando huyan, lo hagan hacia el mar por el que llegaron, incluso los volantes, sobrevolando una zona portuaria que va desde Shimoda a Omaezaki, que tuvo la mala suerte de ser blanco de los ataques de Infierno, Ashler y Brocken, menos mal que en la ficción.
En la última parte de la serie, la acción se traslada de zona en el caso de los malos, hartos ya de tanto viaje desde la isla de Bardos, en el mar Egeo. Para ello se instalan en una pequeña isla o islote volcánico frente a la zona de siempre, aunque algo sesgada.
Más adelante, escenarios más al sur aparecen en la serie, también ligados al eje del mal contra Mazinger Z, pues la guarida del Duque Gorgon se encontraría en el mar interior de Seto, pasado el estrecho de Naruto que comunica las islas de Honshu y Shikoku. Aunque solo para "los malos", también en paisajes cambió la "tercera parte" de la serie.

LA "JAPONESIDAD" DE MAZINGER Z

En la estela de grandes bestias (kaiju), aunque esta vez sea mecánico/as (kikaiju), que son parte de la creatividad nipona y simbolo nacional de su cultura en el siglo XX, Mazinger Z es un héroe nacional al que no puede discutirsele la "japonesidad". 

Y su piloto asimilaría el papel tradicional del samurai ( es directamente definido así en la propia serie), guerrero noble que se atiene a las reglas de la lucha limpia y que tiene su arquetipo más parecido en el caballero medieval de la tradición europea.

 También aparecen en un momento concreto los ninjas (episodio 46), tramposos de indudable mérito y habilidad, a los que acudían los señores de la guerra del período feudal japonés para enfrentarse al adversario sigilosamente y no de frente, sirviéndose de un refínadísimo arte bélico: Infierno construye a los hermanos Blazas, brutos mecánicos ligeros, que dominan "el arte de la invisibilidad". De ellos y de la ciencia de guerra nipona en general, proceden las estrellas de la cruz del sur o shuriken, que se instalan en las alas de Mazinger en la última parte de la serie...


No solo en los paisajes reales en que se desarrolla la serie podemos encontrar una ligazón con lo nipón. También hay aquí y allá muestras dibujadas de acciones, productos, folclore y tradiciones, mitologia e iconografía, más allá de la guerra que se describe en los episodios de la serie.

De la vieja religión sintoísta, encontramos dibujados los portales o Torii, alzados para delimitar las zonas sagradas, como el que aparece en el episodio 17, dibujado por Kazuo Nakamura. 

 

En la impronta de la tradición cultural, vemos los kimonos cortos o yukatas, en el 29 del mismo animador, tanto en modelos masculinos (Koji y los muchachos) o el femenino de Sayaka y las mujeres que acuden al típico festival o matsuri, donde se portan animadamente los altares portátiles o mikoshi.

 













Hay esbozos de la mitología animista que ve pequeños o grandes seres sobrenaturales invisibles en la naturaleza, que la explican y la defienden, que cuentan desde la visión ancestral los fenómenos que acontecen al entorno del hombre y al hombre mismo en el episodio 36, el de los cinco lagos, en la escena en que Mucha previene a Boss de que cuentan que hay una enorme carpa que vive en el lago, como su espíritu guardián, o en la anciana sabia que les previene de una maldición contra el descreído hombre moderno, que representa Boss cuando contesta que no cree esas tonterías...Otro día de pesca nocturna en el lago en el episodio siguiente (que no escarmentaban) les enfrenta a otro monstruo o Bakemono (化け物), que es lo que son para todos los japoneses todos los que envía el Dr. Infierno. De hecho, la variedad multiforme de los monstruos mecánicos es  inferior a la de los miles de monstruos de la tradición japonesa. Y los miles de dioses (beneficos o malvados) que constituyen su rica mitología.

Tradiciones como la de las rondas nocturnas de aviso contra el fuego que tanto solivianta a Koji y Shiro contra Boss y su robot,  ataviado con  un pañuelo con nudo furoshiki, en el episodio 53, ¡Doble transformación! ¡La ilusión de la bestia mecánica!

 Estampas, paisajes sin nombre o indeterminados se muestran en escenas diversas de la serie, como la de la robot Minerva X paseando con Koji por una arboleda de cerezos en flor (sakura), las aldeas de pescadores, como el que ataca con saña Belgas V5, al que no se pone nombre pero podría ser cualquiera de las situadas en algún punto de ese arco que describe la bahía de Suruga, con las cintas anudadas a la sién con un gracioso nudo, que llevan los trabajadores pesqueros de Japón... o un campo de caquis (fruta de la que Japón es uno de los mayores productores) en el episodio 44,¡Gran ataque! La nueva fortaleza submarina, Bood: el difícil punto de maduración de esa fruta es el protagonista del gag cómico del episodio... 


 





 









Y ya que hablamos de comida, las bolas de arroz u onigiri que devoran los personajes y se le atragantan a Shiro en el episodio 15 o el 35...



 En fin, muestras amplias de la "japonesidad" de Mazinger Z hay en toda la larga extensión de la serie, más allá de los paisajes con nombre propio, de los sitios reales que se retratan en los fondos de la animación, están también los item culturales en las costumbres, festividades, vestimenta, objetos o alusiones a lo tradicional. 
Luego, en su sucesora Gran Mazinger, los topónimos no suelen aparecer, con la excepción del hecho de nombrar a la isla de Miyake en su episodio 28:  ¡Huída! ¡Perseguidos por la lava de Janus!, que es una de las islas Izu (de hecho, pertenece al parque nacional de Fuji-Hakone-Izu), situada  frente a la península del mismo nombre, enmedio de las bahías de Surugi y Sagami. Esa actividad volcánica real es utilizada en el episodio, en el que Gran Mazinger está a punto de fundirse en la lava de uno de sus volcanes, que bien podría ser el monte Oyama... Sin embargo, aparte de esta referencia del episodio 28 a localizaciones reales, en Gran Mazinger la acción sale del Fuji para ir al mar, abandonando los abetos de las montañas...es menos local, menos pegada a la inspiración en lo real de las cosas y personas de Japón... y puede ser que por eso sea algo menos entrañable...

La serie Mazinger Z fue una simple iniciación, en que de forma casi subliminal, algunos de los pequeños que crecieron con las aventuras del robot, tuvieron su primer contacto con las cosas del país del sol naciente, lo que luego  llevó a muchos a otras producciones animadas del mismo origen, y convirtió a una parte en "otakus" o frikis (en el más positivo sentido del término) y/o en aficionados y admiradores de la cultura japonesa. En unos japoneses de adopción... o de vocación. 



Pósters de la publicación:



PRÓXIMAMENTE: EL FAN ARQUEÓLOGO (Septiembre 2015)